Escuchar este artículo

Una frontera de oportunidades

Martes, 3 de Diciembre de 2019
Consiste en ofrecer una atención integral y generar alternativas sostenibles para la población migrante.

La apuesta de la Fundación Hablemos y del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), que consiste en ofrecer una atención integral y generar alternativas sostenibles para la población migrante en la frontera con Venezuela, completa año y medio de gestión.

Se trata del proyecto Frontera de Oportunidades, que se inició en julio de 2018 y está enmarcado en la Alianza para el Desarrollo Sostenible.

Su objetivo es fortalecer una plataforma de apoyo para estas comunidades, donde convergen cerca de 24 actores del sector privado, entes territoriales, delegados del Gobierno Nacionales y organismos multilaterales, que abordan el fenómeno migratorio más allá del paradigma de la crisis fronteriza.

Durante este tiempo de trabajo, la iniciativa ha impulsado la consolidación de 12 unidades productivas, que han fomentado cerca de 160 empleos entre directos e indirectos, en el municipio de Villa del Rosario.

“Esto ha sido una suma de voluntades increíbles. Hemos logrado varios objetivos como la articulación de esfuerzos y la generación de medios de vida y gestores de convivencia. 

Quedan una serie de lecciones y restos para el tema de transición a la legalidad, dignificar el trabajo y eliminar la estigmatización. 

El objetivo es continuar con estas sinergias y apuntar a mayores comunidades”, indicó Juan Sebastián Franky, director de la Fundación Hablemos.

Cada uno de estos negocios obtuvo una financiación de $ 2’000.000 para consolidar su idea y adquirir la materia prima o comprar la maquinaria. En total, el Pnud inyectó $24’000.000 para fortalecer el capital de estas unidades productivas.

La agencia GIZ, de origen alemán, también hizo su aporte económico a estos proyectos de emprendimiento, que ofrecen una fuente de recursos y un medio de vida para los habitantes asentados en la frontera entre Colombia y Venezuela

“Hicimos un balance de acciones, que hemos hecho en los sectores público, privado, la academia y la cooperación internacional (...) Tenemos una  serie de herramientas que quedan instaladas en el territorio para fortalecer la economía local”, señaló Dalia Delgado, coordinadora la Oficina Nororiente  del Pnud.

Frontera de Oportunidades se desarrolló en tres ejes, que consistieron en la formación académica, el acceso a mercados y acceso a capital. Sus beneficiarios venezolanos, población de acogida y colombianos retornados.

Image
La opinión
La Opinión