Escuchar este artículo

Así fue la primera prueba de Carlos Queiroz con la Selección Colombia

Viernes, 22 de Marzo de 2019
La sensación general fue un planteamiento inicial un poco desacertado, pero buena lectura de juego.

La Selección Colombia de Fútbol de Mayores cumplió este viernes con el debut oficial del nuevo director técnico, el portugués Carlos Queiroz, con victoria 1-0 sobre Japón en Yokohama y la oportunidad de varios análisis desde su planteamiento inicial y cómo le dio manejo al partido durante los 90 minutos.

El portugués dispuso de un esquema con cuatro defensas, dos volantes netos de marca, tres mediocampistas ofensivos y un sólo delantero, el mismo planteamiento de José Pékerman en la Copa Mundial de Rusia-2018 contra los ‘Samuráis’, pero con tres jugadores que repitieron de esa derrota 2-1 en Saransk.

Dávinson Sánchez, Jefferson Lerma y Falcao García fueron los únicos que repitieron de la nómina inicialista, con la inclusión a los 31 minutos de Wílmar Barrios por la expulsión de Carlos Sánchez, acción con penal a favor de Japón que condicionó en esa oportunidad el partido durante 87 minutos.

Ahora la idea de Queiroz fue similar a la de Pékerman, pero al final sí le dio resultado porque, además de no sufrir alguna expulsión, supo modificar su planteamiento con el pasar de los minutos, en una buena lectura de juego que muestra un estilo diferente, el de esperar la propuesta rival para responder con algún cambio de jugadores o de posiciones.

Para Javier Hernández Bonnet, comentarista del Gol Caracol, “es temprano para calificar su trabajo porque sólo tuvo un entrenamiento con los 23 convocados, pero me gustó que se haya notado un cambio entre primer y segundo tiempo. Es bueno este síntoma porque demuestra buena lectura de las cosas y que los tiempos de los cambios fueron oportunos”.

En este concepto coincide Juan Felipe Cadavid, comentarista de RCN Televisión, quien afirmó que “es muy difícil analizarlo desde el punto de vista si él tiene o no incidencia en cómo jugó la Selección, porque sólo entrenó una vez con los 23, por eso creo que estos partidos son más experimentales para él, para ir reconociendo lo que tiene y lo que puede y debe ir haciendo”.

Del debut de Queiroz, el periodista de Caracol Radio, Julián Capera, analizó que “superó la primera prueba en un examen que podría parecer no tan importante por el contexto en que se da, de poco tiempo de conocimiento entre jugadores y cuerpo técnico, en una relación casi nula, sin embargo, superar esta prueba era importante por dos antecedentes, el primero, la derrota que sufrió Colombia en el Mundial y, segundo, la espinita de Queiroz que nunca le había ganado a Japón con Irán, por eso es importante la victoria y empezar con pie derecho”.

En efecto, Queiroz se había enfrentado dos veces contra Japón cuando dirigía a la Selección de Irán, con saldo de un empate 1-1 y una derrota 3-0, justamente el último compromiso del portugués con Irán, en la semifinal de la reciente Copa de Asia, en un dato particular, porque Queiroz se despidió de Irán con derrota frente a Japón y debutó con Colombia con victoria ante los ‘Samuráis’.

El manejo de Queiroz

El análisis va en dos direcciones sobre el trabajo de Queiroz: primero en el planteamiento inicial y luego en cómo le dio manejo desde afuera durante los 90 minutos, para revertir lo que iba mal y buscar la victoria que, como dato curioso, le dio el primer trofeo al portugués con Colombia: La Copa Kirin.

Para Juan Felipe Cadavid: “El planteamiento inicial me parece que fue muy parecido a lo que había antes, me parece bien que lo haga así y en cómo fue llevando el partido, el cambio de Duván Zapata funcionó porque Duván se tiró en la misma zona de Falcao, lo que obligó a un volante de Japón tener que retroceder y así generó el espacio donde, con libertad, pudieron jugar Lerma y Barrios, a quienes les cuesta con la pelota”.

Así mismo, para Campo Elías Terán, periodista de Win Sports: “El planteamiento inicial le apostó a un doble cinco rígido con Lerma y Barrios, que me pareció lógico, porque si uno analiza las características del resto de jugadores que escogió para este partido, más allá de los niveles que mostró cada uno, eran de corte ofensivo, como Helibelton, Deiver, Muriel, James, Villa y Falcao, es decir, hay muchos jugadores de carácter ofensivo y era necesario el doble cinco”.

Terán agregó que Queiroz “le apostó a tener la pelota, a atacar, pero Japón jugó bien y quedó demostrado que James necesita un socio en la mitad de la cancha y que sufre cuando no están los laterales, además, siento que el entrenador llevó bien el partido, porque el cambio de Duván fue oportuno y desde la raya vi que habló mucho con Arturo Reyes y con los jugadores que estaban en el banco de suplentes”.

Sin embargo, Daniel Angulo, comentarista de Fox Sports, admitió que “el planteamiento inicial no me gustó, creo que volvimos a cometer algunos errores del pasado, como ubicar a un jugador en específico que se aleja de su principal virtud como Luis Fernando Muriel. Para mí Muriel no es extremo, allá cumple, pero se aleja de su posición natural de atacante y cuando se le encomienda la labor defensiva se pierde lo mejor de Muriel, que es la cercanía al área”.

“No me gustó porque con la confección de la nómina, al jugar con dos mediocampistas de corte defensivo, Lerma y Barrios, el equipo careció de una salida limpia de balón, no tuvimos a un jugador que tuviera la capacidad de hacer pases arriesgados, de los que rompen líneas defensivas y eso lo sintió el equipo, como tampoco me gustó jugar con 4-2-3-1, pues generó que le alejamos el fútbol a Falcao y la Selección no se vio bien en el primer tiempo”, agregó Angulo.

Pero el comentarista de Fox Sports también explicó que “el replanteo y la lectura del juego fue positiva, entendiendo un poco que, como variante, jugar con dos delanteros le vendría bien, por eso cuando Queiroz decide enviar a Zapata al terreno de juego cambia la cara de la Selección, porque tiene más armas, se ve más agresiva, con un ataque más robusto, entonces no me gustó el planteo inicial, pero sí la manera como le dio manejo y las ayudas que envió desde la raya el entrenador”.

Así fue la sensación general, un planteamiento inicial un poco desacertado, repitiendo mucho de lo que hacía José Pékerman, pero con el valor agregado de una mejor lectura de juego, con la capacidad para corregir los errores, potenciar al equipo luego del descanso y llegar a la victoria, con la que extendió la racha a tres entrenadores consecutivos que debutan con triunfo en la tricolor.

La racha la inició Leonel Álvarez con debut y festejo 2-0 sobre Honduras, la continuó José Pékerman con la victoria 2-0 sobre México en otro amistoso internacional, pero con un pasado menos alentador, porque en sus primeros partidos Reinaldo Rueda empató 1-1 contra Honduras, Jorge Luis Pinto perdió 1-3 frente a Uruguay, Eduardo Lara cayó 0-1 con Paraguay y en su último ciclo, Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez perdió  0-1 ante Sudáfrica.

Ahora la Selección se trasladará a Corea del Sur, donde se medirá en Seúl el próximo martes con la selección surcoreana, un equipo que Queiroz conoce mucho más que a Japón, porque con Irán la enfrentó en seis oportunidades, con un saldo positivo de cuatro victorias, un empate y una derrota.

Los jugadores

Un capítulo aparte merecen los jugadores, que si bien afrontaron el primer partido con Queiroz, cumplieron con un juego más como compañeros de la tricolor, en un proceso que viene de varios años con Pékerman, que tuvo continuidad el año anterior con Arturo Reyes y ahora recibió pocas horas de trabajo del portugués.

Como el partido fue uno en el primer tiempo y otro en el segundo, según el análisis de los expertos, así mismo fue el rendimiento individual de los jugadores, con uno que sobresalió en los 90 minutos, el arquero Camilo Vargas, quien respondió cuando fue exigido y no permitió que el país extrañara la ausencia de David Ospina.

En la defensa, Helibelton Palacios se vio mejor que Deiver Machado, porque en la banda derecha hubo mayor colaboración con los relevos defensivos, mientras que en la izquierda Muriel no ayudó mucho y dejó expuesto a Machado, justo por donde Japón decidió atacar el mayor número de veces.

La pareja de centrales conformada por Dávinson Sánchez y Yerri Mina cumplió, a pesar de perder varios duelos aéreos que no debía ser, teniendo en cuenta la estatura de los japoneses y la de los dos centrales colombianos.

Los dos volantes de marca expusieron un Jefferson Lerma impreciso y a Wílmar Barrios cumpliendo con una mejor labor, mientras que James se vio más cómodo en el segundo tiempo; Muriel no tuvo un buen desempeño y Sebastián Villa brilló en el primer tiempo, antes de ser sustituido por Zapata, teniendo en cuenta que el extremo de Boca Juniors llegó a la concentración menos de dos días antes del juego.

Falcao se vio como en la segunda etapa de la era Pékerman, muy solo en ataque, pero mucho mejor cuando ingresó Zapata para acompañarlo dentro del área. De quienes ingresaron, Zapata aportó el revulsivo necesario, Luis Díaz tuvo buenos movimientos y los otros dos, Matheus Uribe y Alfredo Morelos, tuvieron pocos minutos.

Image
Colprensa
Colprensa