Bale salva al Real Madrid en semifinales del Mundial de Clubes

Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
El equipo español sufrió, pero ganó 2-1 al modesto conjunto emiratí Al Jazira.

El Real Madrid pasó muy cerca del abismo en su duelo de semifinales del Mundial de Clubes ante el modesto equipo emiratí Al Jazira, al que acabó ganando por 2-1, tras llegar al descanso en desventaja, este miércoles en Abu Dabi.

Un gol en el minuto 81 de Gareth Bale, que había entrado segundos antes por Karim Benzema, deshizo el empate, después de que Al Jazira hubiera llegado con ventaja al descanso, tras un gol de Romarinho (41), y de que empatara Cristiano Ronaldo (53).

El equipo blanco, que hizo patente la crisis que le hace estar a ocho puntos del líder Barcelona en la Liga española, jugará el sábado en Abu Dabi la final contra Gremio de Porto Alegre, que ganó el martes al Pachuca (1-0) en la primera semifinal.

Al borde de la eliminación

La humillación podría haberse materializado cuando Al Jazira marcó un segundo gol al inicio del segundo tiempo, que habría sido el 2-0, pero el videoarbitraje se alió con el Real Madrid, y el tanto fue anulado por fuera de juego del marroquí Mbark Boussoufa (47) al tardar en darle el pase de la muerte su compañero Ali Mabkhout.

Por Abu Dabi sobrevoló el recuerdo del ‘Alcorconazo’, aquella hazaña de un equipo entonces de Segunda División B, el Alcorcón, que eliminó al Real Madrid en dieciseisavos de final de la Copa del Rey en 2009, tras ganar 4-0 en la ida. 

Romarinho, la estrella brasileña había adelantado a Al Jazira a final del primer tiempo, y Cristiano Ronaldo trajo la tranquilidad con su empate (53), lo que le sirvió para colocarse como máximo goleador de la historia del torneo con seis tantos.

Bale lo arregló

La reivindicación de Bale llegó en una nueva reaparición, siendo decisivo en los pocos minutos que puede jugar por sus eternos problemas en el sóleo izquierdo. Resolvió en Copa del Rey ante el Fuenlabrada y repitió en otro partido que iba camino de un ridículo histórico, marcando en el primer balón que tocó.

El estreno del Real Madrid tuvo susto inesperado. Ningún jugador creía el marcador al descanso. Un 1-0 en su contra después de 17 remates y cinco paradas que convertían en héroe local al portero Ali Khaseif.

Sentir tanta superioridad condujo a la relajación defensiva y al desorden en demarcaciones que aprovechó un modesto Al Jazira. Pero, la diferencia de calidad entre ambos equipos llevó al holandés Ten Cate a reforzar su planteamiento defensivo con línea de cinco atrás.

Intentó juntar líneas pero nada haría posible poner freno a un Real Madrid tan superior en calidad técnica. Más cuando desde el inicio CR7 buscó la escuadra una y otra vez. 

El primer acto fue un goteo constante de ocasiones madridistas con nulo acierto.

Resumen de agencias