Escuchar este artículo

Cábalas y cruces, los argentinos palpitan la final con Francia

Una marea celeste y blanca copó las principales ciudades argentinas con el paso del equipo a la final.

La ropa al revés, la estampita de San Expedito, la foto de Maradona o la abuela en la misma silla que la última vez. Los argentinos cumplen su ritual de cábalas y palpitan la final ante Francia en Catar-2022 con más alegría que angustia.

"En el partido que perdimos con Arabia me puse la (casaca) celeste y blanca con el '10', después con México me la puse dada vuelta y ganamos. De ahí en más la usé al revés siempre y no paramos de ganar. Cuando resulta, la cábala jamás se rompe, es cosa de fútbol", dice a la AFP con gesto de obviedad Julio Tresto, un fanático de Boca Juniors de 55 años.


Lea: Catar 2022: Croacia gana a Marruecos y termina tercero en el Mundial de fútbol


En su barrio de Flores este domingo "no hay asados", ritual dominguero de carne cocida a la parrilla, explica Julio.

"El horario del partido (al mediodía de Argentina) no lo permite, ¿Quién se queda pegado al asador? Nooo, hay que aguantarse, cervecita y algo ligero para picar si es que pasa bocado", asegura.

En casa de Graciela Castro (58, diseñadora) en Almagro, donde sobran los hinchas de San Lorenzo, el club de los amores del papa Francisco, los rituales futboleros se cumplen a rajatabla.

"¿Cábalas? unas juntas: mismos calzones, misma remera, no voy al baño en todo el partido y, claro, putear (insultar) al enemigo finalmente, porque es francés", dice con picardía y una sonrisa.

Alma Mauri, de 15 años es una estudiante secundaria de Avellaneda fanática de Racing. "Para los partidos uso la misma remera de Argentina sin lavar desde el segundo partido y pongo todas las figuritas del mundial sobre la mesa", explica.

Para Guillermo Martínez, socio e hincha de Boca, el ritual es muy particular: "Me siento cruzado de piernas con el pie apuntando hacia el arco rival, en el otro tiempo cruzo las piernas para el otro arco", explica.


Conozca: El exdelantero serbio Sinisa Mihajlovic de la Roma fallece a los 53 años


Su pareja, Mónica Gómez, lleva consigo dos estampitas de San Expedito, un santo pagano al que se suele pedir 'favores urgentes', una fotografía de su hija y un autógrafo de Diego Maradona que atesora con pasión.

Daniel 'La Rana' Valencia, que integró la selección campeona del mundo en Argentina-1978 rechazó una invitación de la FIFA para ir a ver la final a Catar. "Mi hijo se enojó, no entendió por qué no viajaba y yo le contesté que me iba a entender cuando fuera padre", dijo a Radio AM750.

El campeón mundial privilegia verlo en familia, un ritual imposible de romper. "Siempre vemos los partidos en el mismo lugar. Yo creo que esa tradición es una locura porque los años no pasan en vano y uno piensa 'mirá lo que estoy haciendo', pero yo sigo usando, por ejemplo, el calzoncillo al revés y nos sentamos en el mismo lugar, hasta mis hijos agarraron esa costumbre", reveló.

Hasta el presidente argentino, Alberto Fernández, confesó cábalas al anunciar este sábado por Twitter que mirará la final "en casa".

"Viviré este momento fantástico como hasta ahora, junto a mi gente (...) Además, cábalas son cábalas", escribió el presidente, ferviente hincha de Argentinos Juniors, al desistir de viajar a Catar.


Entérese: Sergio Busquets anuncia su retirada de la selección española


 
Rituales y mufas 

Argentina campeón

Cristian Oberosler (54) y Lucrecia Airaldi (50) están divorciados pero verán juntos la final. El primer partido ella lo vio con su actual pareja y Argentina perdió. El segundo lo vio con su exmarido y la hija de ambos en un bar de Palermo y fue victoria. Desde entonces siguió la ceremonia y la repetirá "el domingo en la misma mesa reservada para la ocasión". explica ella.

En casa de Ignacio Farone, universitario de 24 años, se convocó a los amigos. "Como soy el único que vive en Capital, lo vemos en casa, a un toque (cerca) del centro", explica Ignacio del barrio de Boedo, a 15 minutos del Obelisco, epicentro de toda celebración futbolística en Buenos Aires.

"El equipo está jugando muy bien y Messi está demostrando por qué es de otro planeta", dice Ignacio que elude hablar de posibles resultados "porque es 'mufa'" (trae mala suerte), advierte.


Le puede interesar: ¿Cuál es el 'botín' millonario que se llevará el campeón del mundo?


También en su casa hay cabañas. En el patio la abuela Clara (86 años) "se sienta en la misma silla con una foto de Maradona", refiere Ignacio.

Mario Losada (44), en cambio, es de los que sufren cada partido. "Me pongo muy nervioso, prefiero verlo solo, soy muy enfermo del fútbol", admite este hincha de River Plate.

En la ciudad se dispusieron pantallas gigantes en distintos puntos "pero el día y hora conspira un poco, la gente lo ve en casa con amigos y familia" dice Juan Martín Graciano, comerciante de 63 años de Parque Chacabuco.

En la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada (gobierno), ya lo largo de la céntrica avenida 9 de Julio se multiplicaron los vendedores ocasionales de banderas argentinas. 

El martes pasado cuando Argentina venció 3-0 a Croacia en semifinales, una marea celeste y blanca copó las principales ciudades argentinas con festejos que se prolongaron por horas. "Esperamos repetir", dice Mario.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
AFP
AFP
Sábado, 17 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión