Escuchar este artículo

Fifagate: Luis Bedoya admitió que recibió sobornos

Lunes, 27 de Noviembre de 2017
Su declaración incluye cómo se buscó el apoyo para que Catar fuera sede del Mundial 2022.

El expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya, citado a juicio este lunes en una corte de Nueva York, dentro del proceso por corrupción en la Fifa, reconoció que recibió sobornos entre 2007 y 2015, cuando estaba al frente de la entidad.

“Acepté sobornos aproximadamente desde 2007 hasta 2015, me entregué voluntariamente al gobierno de Estados Unidos en 2015 sin tener aún cargos en mi contra” afirmó Bedoya, al aceptar los cargos por los que se le acusa, según el periodista Ken Bensinger de Buzzfeed News, quien reportó desde la Corte apartes del testimonio del colombiano.

Bedoya indicó que, junto a los presidentes de las federaciones de Ecuador, Perú, Venezuela, Paraguay y Bolivia, acordó un negocio con Mariano Jinkis, copropietario de Full Play (empresa encargada de distribuir los derechos de televisión, que fue acusada de lavado de dinero y pago de sobornos en la Fifa) para que se adjudicara los derechos de transmisión de la Copa América 2011 de Argentina, a cambio de entregarles un millón de dólares a cada dirigente, los cuales serían pagados en dos cuotas de 500.000 dólares.

“Iban a pagar en dos cuotas de 500 mil dólares. Era la primera vez que iba a ver un millón de dólares juntos”, explicó Bedoya.

Según Besinger, Bedoya también aseguró que Luis Chiriboga, expresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, “era uno de los más entusiasmados” con la oferta de Full Play.

Asimismo, Bedoya señaló que Manuel Burga (expresidente de la Federación Peruana de Fútbol) y Juan Ángel Napout (expresidente de la Conmebol y Asociación Paraguaya de Fútbol) aceptaron sobornos en conspiración junto a él.

En su testimonio también comentó cómo se buscaron apoyos, en 2010, para que Catar se quedara con la sede del Mundial de 2022.

Bedoya estuvo al frente de la Federación Colombiana de Fútbol durante más de ocho años, fue vinculado a la investigación que adelantan las autoridades de Estados Unidos por sobornos, fraude en trasferencia bancaria y conspiración.

El exdirigente se declaró culpable de todas las sindicaciones en diciembre del 2015 y desde ese año está a órdenes de las autoridades norteamericanas, que investiga también a otros expresidentes de asociaciones y federaciones suramericanas. La lectura de sentencia sobre su caso será leída el próximo 5 de enero de 2018.

Image
Colprensa
Colprensa