Escuchar este artículo

Jorge Luis Pinto deberá pegar primero, este viernes, en Honduras

Jueves, 9 de Noviembre de 2017
El choque entre ambas selecciones se jugará a partir de las 5:00 de la tarde (hora de Colombia).

Las selecciones de Honduras y Australia afrontan hoy el primer partido de la repesca que le permitirá a uno de los dos países clasificar al Mundial de Rusia 2018, lo que no pudieron hacer de manera directa, los primeros por el área de la Concacaf y los segundos por Asia.

La presión es mayor para los “catrachos” centroamericanos, dirigidos por el colombiano Jorge Luis Pinto, quien aboga por un triunfo con varios goles y cero en contra para viajar más tranquilos a Sydney para el partido de vuelta del 15 de noviembre.

Le puede interesar: Australia y Honduras chocan por un boleto a Rusia-2018

Pinto considera que la clave para evitar sorpresas de Australia es “saber controlar su juego”, aunque reconoce que es un rival difícil, que va bien con el juego aéreo y ataques por los costados.

Los “socceroos”, por su parte, vienen “por un buen resultado” ante Honduras, según dijo escuetamente el lunes a su llegada el delantero y capitán, Tim Cahill, quien es duda para el juego de mañana por una reciente lesión de tobillo, aunque ha estado entrenando.

Baja y recuperación

Honduras llega al primer juego de la repesca, que se disputará en el Estadio Olímpico Metropolitano de San Pedro Sula, norte, con las bajas del defensa y capitán Maynor Figueroa, mundialista de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, y Alberth Elis, quien sueña con participar en su primer mundial con la selección nacional.

Pero a la vez, Pinto ha recuperado en ataque a dos delanteros, Anthony Lozano, del Barcelona B de España, y Eddie Hernández, del Motagua de Tegucigalpa, quienes semanas atrás sufrieron, por una coincidencia, una lesión en el rostro que les obligó a entrenar con una máscara.

El segundo juego se disputará el 15 de noviembre, hacia donde los hondureños viajarán pocas horas después del compromiso de mañana, con escala en Los Ángeles, Estados Unidos.

Image
EFE