Escuchar este artículo

La bola de nieve que se formó en la Selección Colombia femenina

Domingo, 10 de Marzo de 2019
El punto de quiebre se dio cuando la Federación anunció oficialmente que la Liga Profesional no continuaría.

El 18 de febrero de este año, las jugadoras Isabella Echeverri y Melissa Ortiz plantearon una aspiración: “que las cosas cambien para el bien de las mujeres futbolistas”. Lo hicieron con un video publicado en redes sociales, denunciando las anomalías deportivas que ha vivido por años la Selección Colombia Femenina de Fútbol, algo que se convirtió en una bola de nieve que ha ido creciendo con el pasar de los días y que parece no detenerse.

En ese momento parecía un comentario más, pero las declaraciones y decisiones de los mismos dirigentes de la Federación Colombiana de Fútbol, con la vocería de Álvaro González Alzate, han ido agrandando la polémica y han hecho que el panorama sea cada vez más oscuro, pero a la vez más visible en Colombia y en el mundo del fútbol.

Todo giraba alrededor de comentarios, que las jugadoras dijeron esto y los directivos respondieron aquello. Pero el punto de quiebre se dio la samana pasada cuando la Federación anunció oficialmente que la Liga Profesional de Fútbol Femenino no continuaría, que la Dimayor le entregaba el campeonato a la Difútbol para convertirlo en semiprofesional, para la categoría sub23, con seis jugadoras mayores, pero sólo tres en cancha y sin extranjeras.

Ese fue el detonante para que Isabella y Melissa, con el apoyo de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro), y la compañía de otras referentes como la capitana histórica Natalia Gaitán (jugadora profesional del Valencia de España), así como Oriánica Velásquez, Daniela Montoya, Nicole Regnier, Vanessa Córdoba (hija de Óscar Córdoba), Leicy Santos e Indrid Vidal, entre otras, decidieran hacer públicas las pruebas de las denuncias, que hoy llevarán ante la Fifa, la Federación de Fútbol, la Vicepresidencia de la República, Coldeportes y los entes de control.

Denuncias

El audio de Álvaro González que evidencia la existencia de vetos, una carta colectiva de protesta con muchas de estas denuncias durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016, irregularidades en las convocatorias, desprotección en salud, eliminación de viáticos y pago incompleto de premios son las principales denuncias, las que quedaron por escrito, pero durante el encuentro con los medios salieron otras más.

El primer y más fuerte argumento con la prueba del audio ratificó que el presidente de la Difútbol y vicepresidente de la Federación sí había recibido denuncias oficiales, porque hubo esa reunión en Estados Unidos, en la que tocaron todos los temas,  y González reconoció que Nelson Abadía fue despedido y Daniela Montoya vetada de la Selección por reclamar públicamente el pago de los premios del Mundial de Canadá de 2015, que todavía no han cancelado en su totalidad.

Eso contrasta con las palabras de González Alzate cuando afirma que sólo se enteraron de las cosas por los medios de comunicación y que nunca han recibido pedidos ni denuncias oficiales, como agregó Natalia Gaitán, quien dijo que desde el 2012 está solicitando mejoras para la Selección femenina: “Informamos de 3 temas: Primero, de necesidad de entrenamientos, segundo de fogueos internacionales con equipos de primer nivel, y tercero, que necesitamos un mejor apoyo económico, esa carta tiene recibido del 14 febrero de 2012 de la Federación y nunca hubo respuesta”, aseguró la capitana.

Las convocatorias

Pero las jugadoras fueron más allá y plantearon como el segundo gran punto de denuncia las irregularidades en las convocatorias a la Selección Colombia de Fútbol de Mayores, bajo la orientación de Fabián Felipe Taborda, hoy vinculado con el equipo femenino del Cortuluá, quien, según las jugadoras que tienen pruebas de recibos de consignaciones, supuestamente les pedía un dinero para ser tenidas en cuenta.

“La Federación daba cupo para 20 jugadoras y Taborda ‘invitaba’ a otras cinco que creía debían estar para observarlas, pero para estar en el hotel de concentración con las demás, a mí me pidió consignarle un dinero a su cuenta personal, pero cuando había que tomar una foto oficial, nos pedía que nos hiciéramos a un lado, claro, en ese momento yo tenía 17 o 18 años y la ‘bobita’, por querer estar en la Selección, corría y consignaba”, reveló Isabella Echeverri.

Así mismo, Melissa Ortiz reveló su situación cuando sufrió una lesión antes del Mundial de Canadá en 2015, una rotura total del tendón de aquiles. En ese momento, las integrantes del equipo habían recibido 750 dólares para la primera semana del Mundial, pero como se lesionó días antes de iniciar el Mundial, la jugadora contó que el directivo Javier Cogollo le pidió regresar los 750 dólares. Además, con la operación se enteró de que no tenía seguro médico de la Federación, tenía un seguro de viaje.

Y justo la situación fue con Melissa, quien tiene doble nacionalidad, estadounidense y colombiana, y el seguro médico de viaje no cubría los gastos de operación en el país de residencia, al tener la doble nacionalidad, a ella no le cubriría nada en Estados Unidos y la cuenta de la operación ascendió a 15.954 dólares, dinero que tuvo que pagar Melissa y después recibió el reembolso de la Federación, pero quedó al descubierto que las jugadoras no tenían seguro.

Además, luego de que la Federación hizo el reembolso, a Melissa le llegó una cuenta seis meses después de 2.673 dólares: “le escribí a la señora Celina, porque yo estaba sin liga, sin trabajo, me respondió que no podía, que de malas”, dijo Melissa, quien agregó que el pago lograron que fuera asumido en parte por el seguro familiar y lo demás tuvo que pagarlo ella.

“Son cosas que aprovechan que somos mujeres y que no teníamos voz, pero tenemos voz y en la manera que lo hicimos Isabella y yo, hoy tenemos esa plataforma en redes sociales, desde donde nos apoyan, como no lo hace la Federación”, dijo Melissa Ortiz, quien también publicó una foto del gimnasio de la Federación sin aparatos cuando ellas van a concentraciones y con elementos de primer nivel cuando están los hombres concentrados.

Otra denuncia es que a partir del 2016, las jugadoras dejaron de recibir los viáticos por concentraciones nacionales, eran 60.000 pesos diarios para cada una y ya no los volvieron a recibir. Ahora sólo reciben los 60 dólares para concentraciones internacionales, “como si la Federación se fuera a quebrar”, dijo Carlos González Puche, presidente de Acolfutpro.

Finalmente, las jugadoras todavía están pendientes del pago completo del premio por haber clasificado a los octavos de final del Mundial de Canadá en 2015, del que prometieron diez millones de pesos y sólo han recibido siete, por lo que la deuda es de tres millones de pesos para cada una, denuncia que hizo pública en su momento Daniela Montoya y le valió para ser vetada de la Selección por 18 meses.

Image
Colprensa
Colprensa