Escuchar este artículo

La lucha de las deportistas que no juegan en Ligas profesionales

Martes, 5 de Julio de 2022
Las deportistas de la selección femenina solo reciben dinero durante los torneos, a diferencia de los jugadores hombres.

Colombia cuenta con una Liga profesional de fútbol masculino con 74 años de historia y tradición, organizada por una entidad privada que congrega a clubes de todo el país y es la única con carácter profesional, sus integrantes tienen al fútbol como profesión.


Lea: Salud mental de hinchas del Cúcuta mejorará con regreso del equipo: expertos

Pero en el país existen otras ligas emergentes, semiprofesionales o experimentales en otros deportes, que no son profesionales porque sus practicantes no pueden vivir de ellas, pero que hacen carrera para convertirse en torneos sólidos y de continuidad.

Ese es el caso de deportes como el  fútbol de salón y las ligas femeninas de balón pie, que durante el año tienen el desarrollo de un calendario deportivo y la mayoría avanza a instancias internacionales para representar a Colombia en el mundo.

Conozca el panorama de cómo funcionan estas ligas semiprofesionales, con cuántos recursos cuentan. Además la forma como sobreviven sus deportistas durante la temporada, la cual, en algunos casos como en el fútbol femenino dura solo 3 ó 4 meses.

Fútbol femenino

Una de las diferencias más marcadas entre ambas ligas profesionales de fútbol está en los recursos, pues los clubes masculinos tienen más patrocinadores y los jugadores tienen contratos de uno o más años. En el femenino la cosa es diferente.

Las mujeres que hacen parte de la Liga Femenina de Colombia (LFC) generalmente hacen parte de un club, el cual realiza un convenio con algún equipo profesional de la Dimayor y le presta las jugadoras.

De esta manera, ellas reciben una bonificación por sus servicios al club profesional durante los meses que dura el torneo. Son pocas las instituciones que sostienen, durante todo el año a las jugadoras con contratos, a pesar de que es un requisito para funcionar como tal.

Esto llevó a que, hace tres años, varias referentes de la Selección Colombia Femenina de mayores, entre ellas la antioqueña Isabella Echeverri, hicieran una rueda de prensa para contar las precarias y excluyentes condiciones de su trabajo, lo que motivó a la intervención del Ministerio de Deporte que, desde entonces y de manera conjunta con la Dimayor, asignan recursos para la realización del torneo femenino en Colombia.

Guillermo Herrera, ministro de Deporte, ha afirmado que le han solicitado a la Dimayor mejores condiciones en tiempo, salario y beneficios para el fútbol femenino.

Para la temporada 2022 ese ministerio anunció la inversión de $3.000 millones, con los que se garantizaron la realización de una liga profesional más extensa, serán dos este año.

“Estamos convencidos de que tendremos una liga de mayor duración, con un mejor nivel, que se refleje también en todas las categorías de la Selección y a su vez, sea un reconocimiento a nuestras futbolistas que son grandes embajadoras”, destacó Herrera, quien además recordó que en 2016, para la primera edición del torneo femenino, Coldeportes (ahora Ministerio) aportó $500 millones para el arranque y nacimiento de este torneo.

El técnico de la selecciones Colombia juveniles, Carlos Paniagua, resalta la realización de la Liga y la inversión que se hace, a pesar de que sigue siendo insuficiente, pues las condiciones de salario y premios para las chicas son muy bajas.

“El fútbol femenino es una muestra de la constancia y la berraquera de las mujeres, la mayoría juegan por pasión, porque no tienen un salario con el que puedan mantener a sus familias, por eso trabajan en otras profesiones o tienen otros oficios, a los que se dedican antes y después de ir a entrenar”, comentó Paniagua.

Microfútbol de calidad y tipo exportación

Actualmente la Federación Colombiana de Fútbol de Salón, que lidera Cristóbal Estupiñán García, adelanta los torneos de la entidad a nivel nacional, el cual en el caso masculino tiene ascenso y descenso, tal cual pasa en el fútbol profesional.


Conozca:La lesión del medallista olímpico Luis Javier Mosquera

La Liga Nacional cuenta con dos categorías, en masculino A y B. La primera con 24 equipos y la segunda con 12, los dos primeros de la B ascienden y los dos últimos de la A bajan.

De acuerdo con lo expuesto por el directivo, los clubes que militan en esta liga cuentan con patrocinadores y en su gran mayoría pagan un salario a sus jugadores ya que generalmente el torneo tiene una duración de cinco meses y no tiene sede fija, sino que se disputa ida y vuelta en la casa de cada club.

Al igual que pasa en otros deportes, en el microfútbol, los deportistas aprovechan las becas académicas para prepararse y trabajar, pues económicamente no pueden vivir de su deporte, aunque se mantienen los fines de semana en competencia.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
Colprensa
Colprensa

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda