Escuchar este artículo

Maradona, un genio incomprendido

Jueves, 26 de Noviembre de 2020
Un paro cardíaco acabó con la vida del d10s del fútbol.

La leyenda del fútbol Diego Armando Maradona falleció ayer a los 60 años de “un paro cardíaco” en su casa, un hecho que enluta y conmueve al mundo.

Fue “un paro cardíaco, antes del mediodía”, declaró su jefe de prensa, Sebastián Sanchi. Maradona murió en su nueva residencia en Nordelta, distrito de Tigre, a 40 km al norte de Buenos Aires.

Las reacciones de tristeza llovían desde todas partes del mundo. “Algún día podremos jugar juntos al fútbol en el cielo”, dijo la también leyenda Pelé, tricampeón del mundo brasileño, de 80 años.

Lionel Messi también lo despidió conmovido. “Un día muy triste para todos los argentinos y para el fútbol. Nos deja pero no se va porque el Diego es eterno”, escribió el 10. 

“Eternas gracias. Eterno Diego”, escribió Boca Juniors, el equipo de su corazón; “Ciao, Diego”, tuiteó el Nápoles italiano, que ahora cambiará el nombre de su estadio ‘San Paolo’ por Diego Maradona; “Gracias por todo, Diego”, escribió el FC Barcelona.

El presidente argentino Alberto Fernández declaró tres días de duelo nacional y la Presidencia anunció que el velatorio será en la Casa Rosada, sede del gobierno, a partir de hoy hasta el sábado.

“Nos llevaste a lo más alto del mundo. Nos hiciste inmensamente felices. Fuiste el más grande de todos. Gracias por haber existido Diego. Te vamos a extrañar toda la vida”. dijo en un mensaje en Twitter.

El luto provocó que el encuentro entre Inter y Boca Juniors, programado para la noche de ayer en Porto Alegre por octavos de la Copa Libertadores, fuera aplazado.

Maradona brilló como jugador en el equipo xeneize y fue campeón en 1981.

Totalmente conmocionado 

La tristeza es latente en cada rincón de Buenos Aires y se expande por toda Argentina y el mundo donde personalidades como su compatriota, el papa Francisco, y varios líderes mundiales rendían tributo al ídolo de los argentinos.

“No lo puedo creer, es una cosa increíble, uno piensa que pueden pasar todas las tormentas que pueden haber, pero se ve que no, terminando siendo todas mortales. Estoy dirigiéndolo, siento que es un mal sueño”, comentó a la AFP, Francisco Salaverry, de 28 años.

“Totalmente conmocionado, dolorido”, señaló Gabriel Oturi, de 68 años. Una conmoción que también sienten los menos fanáticos: “no lo adoraba yo particularmente, sin embargo me dio pena”, confesó Marcela Rodríguez.

Maradona estaba convaleciente de una operación por un hematoma en la cabeza desde el 3 de noviembre, en un sanatorio de la zona norte de la capital. El 11 de noviembre fue dado de alta, pese a que su salud era muy delicada y atravesaba un nuevo síndrome de abstinencia.

Los médicos llamaban a ser cautos. Su abstinencia forzó a que lo atendieran psicólogos y psiquiatras.

Se lo había visto mal el día de su cumpleaños número 60, cuando reapareció de su confinamiento por la pandemia en la cancha de Gimnasia y Esgrima, equipo que dirigía. No pudo quedarse a ver el triunfo del Lobo platense.

Su abogado, Matías Morla, reveló que Diego atravesaba una depresión cuando le detectaron el hematoma.

“Tenía una conducta rara, estaba muy depresivo y hacía comentarios sobre parientes que habían fallecido, que los extrañaba”, dijo.

Muerte de “características naturales”

Pero la mañana de ayer sus vecinos vieron un ambiente anormal y tras la aglomeración de ambulancias y la llegada de familiares se hizo público el deceso.

El fiscal John Broyard precisó que la muerte del astro  se produjo “a las 12 horas” del mediodía (10:00 a.m. hora colombiana) y que sus restos serán sometidos a una autopsia.

“Se realizará la autopsia para establecer las causas de la muerte, que no posee más que características naturales”, afirmó el fiscal.

Como jugador fue un artista y mago con la pelota. Tenía cinco hijos, dos de ellas, Dalma y Gianinna, con su exesposa Claudia Villafañe. Había malestar de la familia con el entorno que tenía en los últimos tiempos.

Sus otros hijos, que tuvo con otras tres mujeres, son Jana, Diego Junior, y Diego Fernando.

Maradona pasó varias veces por los quirófanos, incluso en situaciones dramáticas en 2000 y 2004. También estaba operado de una rodilla y caminaba con suma dificultad. Parecía un hombre con una vida mucho más prolongada que la de 60 años.

Los excesos y las adicciones fueron el origen de sus emergencias de salud.

La cima de su carrera la alcanzó al ganar con Argentina la Copa del Mundo en México-86. Su partido más famoso es el que en cuartos de final en ese mundial Maradona anotó un gol con la mano, la famosa ‘mano de Dios’, y el segundo que convirtió en ese duelo es considerado el mejor en la historia de las citas máximas. 

Desde que el 10 alzó la copa en México-1986 y deslumbró al mundo con su zurda, no paró de despertar pasiones en su país. No fue solo una conquista deportiva, el segundo título mundial albiceleste, además se erigió en símbolo del desafío al poder establecido

Hacía años que Maradona había superado la adicción a las drogas duras. Pero seguía consumiendo alcohol, medicado con tranquilizantes y ansiolíticos.

Pocas veces en la historia un personaje del deporte alcanzó semejante dimensión internacional.

Era recibido con adoración a cuanto país llegaba y le reconocían su personalidad rebelde. 

Maradona, como jugador, supo brillar en Argentinos Juniors, Boca Juniors, FCB Barcelona, Napoli, Sevilla y Newells Old Boys. 

Como entrenador dirigió a la Selección Argentina, Club Deportivo Mandiyú, Racing Club, Al Wasl FC, Al-Fujairah SC, Dorados de Sinaloa y Gimnasia y Esgrima de La Plata.  

“Nunca voy a olvidar mi origen”, en una villa miseria (asentamiento) al sur de la capital. Aquella cuna le forjó una conciencia en favor de los movimientos populares y se declaró admirador los líderes de izquierda de Latinoamérica, como el cubano Fidel Castro, de quien fue su amigo. Curiosamente falleció el mismo día que el líder cubano. Su muerte provocó que Nicolás Maduro, Daniel Ortega, Evo Morales, Bruno Rodríguez y hasta Gustavo Petro, lamentaran el hecho y enviaran  condolencias a los familiares. 

Image
La opinión
La Opinión