Escuchar este artículo

Nadie puede con la reventa en las eliminatorias

Miércoles, 27 de Septiembre de 2017
En colombia este fenómeno está siendo investigado por las autoridades.

La euforia que se vive en Perú en la recta final de las eliminatorias para Rusia 2018, disparó la reventa de entradas a elevados precios para el duelo contra Colombia el 10 de octubre, lo que obligó a postergar la venta masiva de boletos.

La venta se iba a iniciar mañana y decenas de personas ya hacían filas y pasaban la noche en las afueras del Estado Nacional de Lima. Sin embargo, la Federación Peruana de Fútbol (FPF) anunció en un comunicado que “para minimizar la reventa se está postergando hasta el 3 de octubre la venta de entradas para el partido Perú-Colombia”.

La medida se tomó luego del escándalo que desató la preventa de 6.000 boletos en cajeros automáticos de una entidad bancaria, donde fueron los empleados los que adquirieron algunas de ellas antes del público, en medio del reclamo de los clientes que esperaban afuera.

La reventa de las primeras entradas quintuplicó su precio en internet, con mínimos de 300 dólares para las populares, lo que desató la indignación del público. 

La FPF coordina con la policía y la fiscalía la forma como “poner a disposición de los hinchas peruanos una mayor cantidad de boletos a precio oficial”. Los precios regulares son 59 soles en populares (unos 20 dólares), y entre 190 y a 350 soles (de 58 a 120 dólares) en las tribunas preferenciales. 

El aforo del Estadio Nacional de Lima, donde se disputará el Perú-Colombia, es de 60.000 personas.

En colombia investigan la reventa

Tecnoglass, empresa barranquillera que fue acusada de hacer parte del cartel de la reventa de boletería para los partidos de la selección Colombia, desmintió categóricamente esa versión, argumentando que como cualquier otra empresa colombiana, compra boletas para los invitados especiales que llegan del exterior.

La entidad atendió durante el fin de semana una visita de funcionarios de la Superintendencia de Industria y Comercio, que guiada por algunas denuncias continúa la investigación para desmontar un supuesto cartel de la reventa de boletería.

En un comunicado y a través también de uno de sus socios, Christian Daes, Tecnoglass aseguró que sí ha comprado boletas para los partidos, pero que estas no superan las 150 y que las mismas van para los invitados especiales de su marca.

“Rechazamos tajantemente los señalamientos absurdos de los que viene siendo objeto nuestra compañía sobre un supuesto caso de acaparamiento y reventa de boletas”, dijo Tecnoglass en un comunicado.

Señaló la empresa que “jamás hemos prestado, invertido, colaborado, ni a título personal ni empresarial a nadie dinero para participar de una negociación con la Federación Colombiana de Fútbol”.

Colombia jugará el 5 de octubre en Barranquilla ante Paraguay, por la penúltima fecha, y el 10 visitará a Perú para cerrar la eliminatoria.

 

Image
AFP
AFP