Venezuela vendió cara la derrota 1-0 ante Brasil

Sábado, 14 de Noviembre de 2020
Un error defensivo llevó a la caída de ‘La Vinotinto’, que está lejos del gol.

Tan cerca y a la vez tan lejos. Venezuela hizo un digno partido ante Brasil, condenada a una derrota 1-0 por un error defensivo capitalizado por Roberto Firmino, pero el naciente ciclo del entrenador portugués José Peseiro sigue viendo el gol con binoculares.

Si bien la Vinotinto rozó el viernes en el estadio Morumbí de Sao Paulo un empate 0-0 que habría sido esperanzador, los números son descorazonadores en el inicio de la clasificatoria sudamericana rumbo a Catar-2022: tres presentaciones, tres derrotas y 270 minutos de sequía goleadora.

El compromiso ante los pentacampeones mundiales, siempre rivales de cuidado así falten futbolistas como Neymar o Philippe Coutinho, mostró a una selección venezolana sólida en defensa, con un derroche de sacrificio de jugadores como los extremos del Granada español Darwin Machís y el Santos brasileño Yeferson Soteldo, quienes retrocedieron constantemente para tapar avances de la Canarinha.

Exhibió también, sin embargo, un equipo con muchas dificultades para generar ocasiones de peligro cuando contragolpeaba.

"No íbamos a poder atacar mucho, teníamos que defendernos, sabiendo las virtudes que tiene Brasil", expresó Soteldo en la rueda de prensa postpartido. "Era necesario estar concentrados los 90 minutos más el agregado para poder sacar el empate. Nos desconcentramos una vez y, bueno, sufrimos un gol", agregó.

El próximo martes, en Caracas, Venezuela enfrentará a Chile, que venció 2-0 a Perú en el Clásico del Pacífico. 

¡Otero, Otero, Otero! 

La Vinotinto aguantó hasta el minuto 66.

"¡Otero, Otero, Otero!" se escuchó gritar a Peseiro, con desesperación, cuando el mediocampista del Corinthians perdió una marca en la jugada del solitario gol de Firmino.

Una sucesión de hechos desafortunados antecedieron ese despiste de Rómulo Otero. Los dos laterales titulares, Roberto Rosales y Rolf Feltscher, se lesionaron en distintos momentos del cotejo y los obligatorios reacomodos de la zaga fueron provocando fisuras en las que Brasil abrió una grieta.

El 'Scratch' había sido insistente. A Richarlison y Douglas Luiz les habían anulado goles por posición adelantada y falta. 

Peseiro se declaró "contento" con el esfuerzo de sus jugadores, pero "triste" por la caída. 

"No conseguimos llegar un poco más adelante, no conseguimos atacar un poco más al oponente como queríamos", manifestó el extécnico de clubes como Sporting de Lisboa o Porto.

Venezuela jugaba al límite, acumulando hombres en los alrededores del área de Wilker Faríñez y cerrando espacios con líneas muy compactas, una receta que le había servido para sacar un empate 0-0 con Brasil en la Copa América del año pasado, entrenada entonces por Rafael Dudamel. 

¿Paciencia o urgencia? 

Peseiro se sentó en el banquillo de Venezuela en febrero pasado, después de una intempestiva renuncia de Dudamel, y ha pedido con insistencia tiempo para que empiece a verse el fútbol que quiere.

Tuvo un debut difícil en la pasada doble fecha premundialista en octubre, con dos derrotas de la Vinotinto, 3-0 ante Colombia como visitante y 1-0 frente a Paraguay como local.

Aunque prometió un fútbol ofensivo, después del golpe de Colombia, Peseiro ha preferido ser más conservador. "Hay que ser realistas (...), tenemos que prepararnos más tiempo", subrayó.

El problema es que el margen de error se reduce a pesar de ser muy temprano en la eliminatoria hacia Catar-2022, que consta de 18 fechas. 

Desde que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) adoptó el sistema 'todos contra todos' en las clasificatorias ninguna selección que haya comenzado con tres derrotas ha conseguido un cupo en un Mundial.

No pudo la propia Venezuela en las preliminares de la Copa de Mundo de 2002 y de 2018 y tampoco Colombia en las de 2006 y Ecuador en las de 2010. 

La 'Vinotinto' es la única de las diez selecciones  sudamericanas que nunca ha clasificado a un mundial.