Escuchar este artículo

La venta de las ‘Colt caballito’

Historia contemporánea.

Redacción
Gerardo Raynaud D.
gerard.raynaud@gmail.com

La venta de armas, en el mundo, es uno de los mayores negocios, tanto de los gobiernos como de los fabricantes privados. Durante la época de la independencia en América, vender armas era un negocio muy lucrativo, entre otras cosas porque no existían restricciones ni limitaciones en su comercialización, fueran estas nacionales o importadas. Quiero aclarar no en ese entonces no existían fabricantes locales, salvo algunos artesanos, especialmente herreros que fabricaban armas rudimentarias más por encargo o distracción que por negocio. Igual sucedía con las municiones y con la pólvora.

En la Colombia de finales del siglo XIX y principios del XX, cuando las guerras y los conflictos armados eran pan de cada día, la comercialización de armas, de las que hoy se llaman “cortas” era usual y conseguirlas de manera legal o irregular era igualmente fácil.

En los primeros años del siglo pasado los fabricantes de armas, particularmente los norteamericanos, que participaban en cuanta contienda bélica se presentaba en el mundo, en vista del auge que mostraban sus productos, se dieron a la tarea de desplegar una intensa campaña –a nivel mundial- promocionando sus productos y Colombia representaba uno de sus mayores mercados siendo Cúcuta una de las mejores plazas. Lo evidenciamos en la cantidad y variedad de avisos publicados en la prensa local, ofrecidos como cualquier otro producto, de esos necesarios en la vida cotidiana.

Por esta razón, vamos a mostrar a continuación, la estrategia desarrollada a través de los mensajes publicados, así como la reproducción de los avisos, que desafortunadamente no se publican en la edición sabatina de este diario, pero tendrán oportunidad de apreciarlas cuando salga al mercado el respectivo tomo de estas crónicas.

A pesar de que Samuel Colt no inventó el concepto de revolver, sus diseños fueron exitosos desde el mismo comienzo de su fabricación, por ello, recibió una patente británica y dos patentes estadounidenses entre 1835 y 1836, año en que fundó la empresa que lo dio a conocer mundialmente, en lo que nos concierne el fabricante de armas Colt, nos ofrecía a la venta, indistintamente pistolas y revólveres.

La Colt’s Patent Fire Arms Manufacturing Company de Hartford, del estado de Connecticut en Estados Unidos, había publicado una serie de avisos a comienzos de la década de los años diez en el periódico El Trabajo de la ciudad de Cúcuta en que se leen: “…Colt son las armas adoptadas por los gobiernos y Departamentos de Policía de Norte América, Argentina, Venezuela, ‘Columbia’, El Salvador y varios otros. Debido a que exceden en Seguridad, Fijeza y Resistencia. De venta en la principales casas de comercio. Con gusto remitiremos copia de nuestro catálogo y un lindo cromo. Colt Revolvers.

En los momentos de peligro, la persona que tiene un Colt, siente confianza y seguridad. El Colt no fallará, además, debido al seguro positivo de Colt es imposible que sea descargada el arma accidentalmente, con toda confianza puede llevarse cargado en el bolsillo, listo para usarlo en caso de necesidad.”

En otro aviso se leía: “Detalles sobre el seguro. El detalle más importante en un revolver es el seguro. Al comprar un revolver, el propósito es obtener un arma para defensa y protección y de ninguna manera un arma que sea peligrosa para el que la porta. El revólver debe poderse llevar en la bolsa o bolsillo, sin que haya el menor temor de una descarga accidental. Un revolver que si llegara a caer no dispararía, en una palabra, un revolver que sólo dé fuego al desearlo el dueño. Este es el punto más importante que debe tenerse en cuenta al comprar un revolver. Los revólveres de Colt son los únicos que están provistos del seguro positivo de Colt, que sometido a las pruebas más severas ha dado por resultado ser una garantía positiva contra las descargas accidentales. El seguro positivo de Colt consiste de una barra maciza de acero que está enfrente del martillo y la cual impide que este tenga el menor contacto con la cápsula mientras no se jale del gatillo. Someta a pruebas un revolver de Colt y quedará convencido. A petición mandamos gratis nuestro catálogo ilustrado y un bello cromo”.

Como decíamos anteriormente, Colt ofrecía revólveres y pistolas automáticas por tal motivo, unían los avisos de manera que la información dada hacía referencia tanto a uno con a las otras como el caso de la siguiente publicidad: “…los revólveres y pistolas automáticas de Colt han sido utilizadas por más de cuarenta años por el gobierno de los Estados Unidos. Los tiradores expertos les dan preferencia, la mayor parte de los records mundiales, con los puntos más altos han sido alcanzados con armas de Colt. Todo esto se debe a su superior fijeza, absoluta seguridad y la muy merecida confianza que gozan las armas de Colt.  Solicite una muestra”.

En una nota adicional hacen mayor énfasis en el seguro: “…imposible olvidarse de ponerlo en seguro”. El aviso muestra en detalle y resaltado en aumento, cómo funciona el seguro y agrega: “… los principales comerciantes recomienda el Colt entre otras razones por las siguientes: hay muchas personas que se abstienen de comprar un revolver por temor a las descargas accidentales; etas descargas son imposibles en un revolver de Colt; el Colt es el revólver seguro por excelencia. Al ir a comprar un revólver lo primero que debe hacerse es examinar el seguro. Al comprar un Colt, se obtiene lo más perfecto en este sentido”.

En cuanto a las pistolas automáticas, Colt ofrecía la calibre .25 sin martillo, de seis tiros, 13 onzas de peso y un largo de 4.5 pulgadas. Una pequeña arma que sin embargo es segura, compacta y confiable, y tiene la eficacia de pistolas más grandes sin la inconveniencia de su bulto y su peso. Puede obtenerse toda niquelada o toda pavonada, con cachas de goma o de nácar especial. Adicionalmente se leía en la propaganda que “… la seguridad en una pistola es la divisa más importante; de poco vale que una pistola tenga cuántos o tantos tiros y que estos sean disparados con más o menos rapidez si esa pistola no es segura. La pistola de Colt es siempre segura; no hay que pensar o perder tiempo en ponerla en el seguro, es imposible que la pistola sea descarga mientras no se jale del gatillo”.

Toda la correspondencia sobre las armas se podía hacer en español directamente a la fábrica en Estados Unidos.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión
Viernes, 18 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión