Escuchar este artículo

34 años de prisión por el asesinato de un prestamista

Martes, 14 de Febrero de 2017
22 años tiene el condenado, natural de Cúcuta, conocido como ‘El Bebé’.

Luego de tres años y cuatro meses del asesinato del prestamista Ángel Javier Quintero, uno de los presuntos responsables fue condenado a 34 años de prisión.

El hecho de sangre ocurrió en la calle 8 con avenida 2BN del barrio Sevilla, cuando la víctima se bajó de su moto a cobrar la cuota de los créditos ‘gota a gota’ a algunos clientes; allí fue sorprendido por el homicida.

Se trata de Víctor Manuel Andrade Acevedo, de 22 años, quien fue hallado responsable por los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas. 

Luego de un juicio oral y público, en el que la Fiscalía y la defensa aportaron y debatieron sus pruebas, el Juzgado Quinto Penal del Circuito de Cúcuta resolvió (en primera instancia) condenar a Andrade Acevedo.

En la lectura de la sentencia se negó al procesado la suspensión condicional de la ejecución de la pena, así como la prisión domiciliaria; también fue inhabilitado para el ejercicio de derechos y funciones públicas  por 20 años. 

La defensa de Víctor Manuel apeló dicha decisión y corresponderá (en segunda instancia) resolver al Tribunal Superior de Cúcuta si ratifica, modifica o rechaza este fallo judicial.

Los hechos

Un año después del crimen del prestamista, Víctor Manuel, conocido como ‘El Bebé’, fue vinculado a la investigación por este caso y fue detenido cuando cometía otro delito, junto con un cómplice.

Los dos hombres fueron capturados por la Policía luego de robar el teléfono a una universitaria, sobre la autopista internacional, en Villa del Rosario. En la huida se estrellaron contra un carro en su motocicleta Bera Socialista, color gris.

“Al verificar sus antecedentes judiciales, las autoridades detuvieron a Andrade Acevedo y lo vincularon a las pesquisas por el atraco a mano armada de la joven y la muerte del prestamista Ángel Javier Quintero” señaló la Policía en un comunicado de prensa.

‘No se metía con nadie’

El día del asesinato del prestamista, algunos vecinos aseguraron haber escuchado tres disparos y añadieron que el homicida se desplazaba como parrillero en una moto.

La víctima dijeron- recibió los tiros y cayó de inmediato al suelo, mientras que el sicario caminó hacia la esquina, se subió a una moto Suzuki GN, negra, y huyó con otro sujeto por la X Roja hacia la ciudadela Juan Atalaya.

“Javier era muy querido y no se metía con nadie, quién sabe qué habrá pasado para que le hicieran eso”, dijeron algunos de los curiosos que a la distancia observaban el cadáver tendido en el suelo.

Image
La opinión
La Opinión