Escuchar este artículo

Alver desapareció en Puerto Santander hace cinco años

El hombre dejó cinco hijos y una esposa, que lo buscan desde 2017.

Para la hermana de Alver Gutiérrez Oyola aún hay esperanzas de reunirse en 2023 con él, disfrutar de la comida y la música que a ambos les gusta, mientras hablan de los malos momentos que ella ha vivido desde 2017, cuando él desapareció.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en:  http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


La desaparición del hombre, de 38 años, es un tema del que a ella no le gusta hablar, sabe que con cada palabra que diga, sentirá que su corazón se rompe en dos, además de un temblor en las manos y escalofríos.

Ella sacó del ‘baúl de los recuerdos’ varias fotografías de él, además de los mejores momentos para contarle a  La Opinión los buenos instantes que pasó junto con él y la pesadilla que han vivido desde hace cinco años, cuando no volvieron a tener noticias de su paradero.

 

No volvió a contestar el celular 

En la noche del 16 de octubre de 2017, Alver salió de la casa en la que vivía en Armenia, junto con su esposa y cuatro hijos, para tomar un taxi hasta la terminal de Transporte de la capital del Quindío, para emprender un viaje en bus hacia Cúcuta.

Él llevaba entre sus maletas ropa, zapatos, algo de dinero y las ilusiones de ver a su hija mayor que vive en Mérida (Venezuela), donde tenía planeado quedarse un mes al lado de ella, para recuperar el tiempo perdido y luego devolverse para Armenia.

“Alver nos dijo que llegaba a Cúcuta y tomaba transporte para Puerto Santander, cruzaba el puente internacional La Unión, que conecta con Venezuela, y de ahí buscaba un carro que lo llevara hasta Mérida, pero ese plan nunca se concretó”, aseguró la mujer.


Lea: 'Jordán' extorsionaba a comerciantes en Ábrego a nombre del Epl


Lo que sabe la mujer es que, luego de 12 horas de viaje, la víctima llegó al día siguiente (17 de octubre) a la Terminal de Transporte de Cúcuta y tomó un bus que lo llevaría a Puerto Santander, pero de un momento a otro no se volvió a comunicar.

“Él llamaba a su mujer por WhatsApp, a veces se hacían videollamadas para mostrarle la ciudad o los lugares por donde pasaba, como se amaban tanto, buscaban que las distancias se acortaran por ese medio. Cuando él dejó de llamarla, ella se alertó”, indicó la mujer.

 

Lo buscaron sin tener resultados

Los familiares al notar que él no aparecía viajaron hasta Cúcuta con varias tarjetas con la foto de Alver, que repartieron a docenas de personas con la esperanza que alguien les diera una pista sobre su paradero. Incluso arribaron a Puerto Santander y Venezuela para buscarlo, no hubo resultados.

“Él era un buen padre y hermano, siempre estaba pendiente de nosotros. Nunca nos dijo que estuviera amenazado, no se metía con nadie”, aseguró la hermana del hoy desaparecido.

La familia de Gutiérrez Oyola mantiene la esperanza de que en algún momento el Eln o  gaitanistas, dos grupos armados ilegales que se disputan ese territorio fronterizo, les digan qué pasó con él.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 

Image
La opinión
La Opinión
Sábado, 24 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión