Escuchar este artículo

Ampliación | Esparta golpeó estructura del Clan del Golfo, en Cúcuta

Lunes, 6 de Agosto de 2018
3 cabecillas cayeron en la operación.

Una seguidilla de interceptaciones telefónicas de los organismos de inteligencia de la Policía Metropolitana de Cúcuta, en conjunto con el grupo Gaula militar de la Trigésima Brigada del Ejército y la Fiscalía, permitió la captura de ocho integrantes del Clan del Golfo.

Entre los detenidos se encuentran tres cabecillas y cinco miembros de esta banda criminal que afecta la tranquilidad de los habitantes del área metropolitana, con homicidios, extorsiones y ventas de drogas.

En desarrollo de la operación Esparta, agentes de la Dirección de Investigación Criminal y de inteligencia policial lograron conocer los movimientos delictivos de esta organización que delinque en esta zona del país.

El cabecilla

Miguel Ángel Valero Moreno, conocido como Cúcuta, de 25 años, es señalado por las autoridades de ser el cabecilla de esta estructura delincuencial, con al menos 20 hombres bajo su mando.

Valero fue capturado en la vereda La Sabana, en la vía al corregimiento San Faustino, cuando estaba con dos de sus escoltas, armados con fusiles.

Este hombre inició su carrera criminal con Los Rastrojos, y en 2016 se pasó a la banda del Clan del Golfo. Tras la muerte de Orlando Padierna, Inglaterra, Valero asumió como cabecilla de esta organización en la capital de Norte de Santander.

Homicidios

En el prontuario delictivo de Valero figura el homicidio de Miriam Zulay Hernández Silva, de 39 años, quien era presidenta de la Junta de Acción de Comunal de la vereda El Descanso, en el corregimiento Ricaurte, que le será imputado en las próximas horas. El crimen ocurrió el 11 de diciembre de 2017, en la vía a San Faustino.

El mecánico Luis Gerardo Martínez Acosta, de 48 años, también fue víctima de este temible delincuente, al ser asesinado el 13 de diciembre de 2017, en el barrio El Cerrito de la vía a San Faustino.

Y también se le señala por el asesinato del minero Yadir Alberto Triviño Medina, registrado el 26 de febrero de este año, en el barrio El Cerrito.

El 16 de abril, Miguel Ángel Valero hirió a una persona en San Faustino, donde tenía su fortín delictivo.

Además, es señalado de participar en el ataque con una granada a las instalaciones de la empresa Trasan, en el barrio Pueblo Nuevo, en febrero de este año.

Los demás capturados fueron identificados como Robert Alexis Martínez Urbina, Perro, de 25 años, segundo cabecilla urbano, autor de homicidios, cobro de extorsiones, tráfico y venta de estupefacientes en los barrios San Gerardo, El Salado, ciudadela Juan Atalaya, Aeropuerto, Virgilio Barco y en la avenida séptima, en el centro de la ciudad. Según la Policía, intimidaba a comerciantes hoteleros y a las trabajadoras sexuales.

Juan Daniel Espinosa Guerrero, de 29 años, cabecilla logístico, conocido como Samuel o Motoneta, tenía 6 años delinquiendo. Fue condenado en 2011 por el delito de porte ilegal de armas.

Era el encargado de aprovisionar en armamento de alta precisión y misiles, municiones y explosivos y, además, le vendía a la disidencia del Ejército Popular de Liberación (Epl), Los Pelusos.

De acuerdo con las autoridades, Motoneta enviaba armas hasta Bogotá y Cali y las traía a Cúcuta, Ocaña, Teorama y San Calixto, con alianzas delictivas con carteles de drogas de México y Brasil.

Orlando Paredes Jota, cabecilla de finanzas; Jhon Klever Borges, El Abuelo, quien en julio se fugó de la estación de Policía de Belén, retomó su accionar con el Clan del Golfo; Brandon Esteven Ospina Pecho de Lata; Yorbis Fernando Araque Toscano, El Ruso, encargado de coordinar la venta de drogas y las extorsiones en la avenida séptima. 

Lizmar Dayanara Moreno, La Machis, le cobraba extorsiones a las trabajadoras sexuales y cuando ellas no le pagaban, las golpeaba y las amenazaba.

Image
La opinión
La Opinión