Anillo Vial Occidental, en medio de atracos y balazos

Miércoles, 13 de Enero de 2021
Luis Carlos Ortiz Tarazona fue atacado en un intento por robarle la motocicleta.

La oscuridad y la soledad en el Anillo Vial Occidental fueron los cómplices de un ataque contra Luis Carlos Ortiz Tarazona, de 36 años, quien resultó herido tras ser impactado con un arma traumática, en al menos cuatro oportunidades.

Dos hombres que se movilizaban en una motocicleta y que, presuntamente, intentaron robarle la moto en la que transitaba Ortiz, a las 3:50 de la madrugada de ayer, lo interceptaron alrededor de la entrada al corregimiento Carmen de Tonchalá.

Aunque la víctima recibió los disparos, continuó su marcha y llegó hasta una casa que frecuenta diariamente para guardar el vehículo y alertó a los conocidos de lo que acababa de ocurrir, por lo que fue trasladado a la Clínica Santa Ana, donde al cierre de esta edición esperaba los exámenes de rigor para verificar la gravedad de las lesiones.

Atraco mortal

Ese sector del Anillo Vial Occidental se ha convertido en una guarida de ladrones, pues ya se han registrado varios casos y pareciera que a la Policía no le interesara frenar esa situación.

La noche del lunes 4 de enero, el vigilante Luis Andelfo Ureña Medina, se convirtió en la víctima de cuatro atracadores que llegaron a robar a los empleados de una estación de servicio ubicada en la vereda San Isidro, de San Cayetano, también por esa importante arteria vial.

Las autoridades recopilaron los videos de las seis cámaras de seguridad en los que quedó registrado el crimen, para avanzar con las pesquisas e identificar a los responsables del hecho.

El hecho ocurrió a las 8:45 de la noche, cuando los delincuentes llegaron al lugar en dos motocicletas. Tres inicialmente entraron al baño y al salir, intimidaron a uno de los empleados que se encarga de tanquear de combustible a los clientes y al vigilante, que tenía su arma de dotación.

Según se conoció, Ureña Medina intentó reaccionar con el revólver calibre 38 marca Smith & Weeson que tenía en su cintura y en ese momento uno de los asaltantes le disparó, impactándolo en el pecho, por lo que quedó gravemente herido en el lugar.

Los agresores le robaron el arma de dotación al vigilante, que quedó tendido en el suelo, agonizando, mientras que intimidaban al empleado encargado de los surtidores, para robarle el producido del día.

Los atracadores obligaron al trabajador a entrar en una de las oficinas, donde intentaron violentar algunas cajas para abrirlas, pero no pudieron, por lo que solo le robaron 1 millón de pesos, producto de la venta de gasolina.

Los autores del hecho huyeron con el botín en su poder con rumbo desconocido, por lo que minutos después, los testigos y empleados del lugar alertaron a la Policía Metropolitana de Cúcuta, que finalmente trasladó al Policlínico de Atalaya a Luis Ureña, desde donde fue remitido al Hospital Universitario Erasmo Meoz, pero minutos después murió.

.