Escuchar este artículo

Apareció otro muerto en la frontera con Ureña

Jueves, 14 de Febrero de 2019
Un día después del hallazgo un cadáver, fue encontrado el cuerpo de un hombre, quien se dedicaba al transporte informal.

Un muerto diario. Esta, parece ser la estrategia utilizada por un grupo delincuencial que delinque entre Ureña y El Escobal. La primera víctima fue Fortunato Silva Mora y luego Gabriel Rodríguez Moreno, cuyos cadáveres fueron abandonados en frontera. 

Los dos hombres fueron secuestrados el pasado sábado por un grupo de hombres armados.

El cuerpo de Silva estaba maniatado, baleado y con la cabeza sumergida en el río Táchira, en territorio venezolano, llegando por una trocha que comunica al sector de Boconó con el municipio Pedro María Ureña de Venezuela, colindante con El Escobal.

Le puede interesar Hombres armados se lo llevaron y apareció muerto en el río Táchira

‘Gracias a Dios lo encontramos’

En la tarde de este jueves, un grupo de familiares de Rodríguez Moreno, junto a las autoridades, hallaron el cadáver. 

El cuerpo de Rodríguez quedó tendido en una trocha, también de Boconó, con tres impactos de bala en la cabeza y con un trapo amarrado al cuello.

“Él también desapareció desde el sábado, junto a dos hombres. Es decir, falta uno por encontrar”, dijo una doliente de Rodríguez.

A pesar del dolor que soportan, los familiares aseguran que encontrar el cuerpo de su ser querido calmará la zozobra de desconocer la suerte de Rodríguez.

Lea además Familia clama ayuda para hallar cadáver de venezolano

“Mi hermano era una persona de bien, alegre y juicioso. Era hasta nazareno, ahí en el barrio Trigal del Norte, donde vivía”, dijo una hermana de la víctima.

Rodríguez era transportador informal entre la Central de Abastos (Cenabastos) y El Escobal. Al parecer, pasaba con frecuencia hacia el territorio venezolano.

Precisamente, el sábado, minutos antes de su desaparición, visitó a sus papás en un barrio del municipio Pedro María Ureña, comió y luego salió sin decir hacia dónde iba.

Para la trocha a golpes

Extraoficialmente se conoció que ese sábado, Silva, Rodríguez y otro hombre, de quien se desconoce su identidad, fueron interceptados por un grupo de desconocidos que, armados, les reclamaron, al parecer, por no pagar una cuota extorsiva. Además, los golpearon mientras los internaban a una trocha fronteriza. 

Por ahora, las autoridades avanzan en las investigaciones para esclarecer estos crímenes e identificar a los autores de los hechos.

“Todo indica que los homicidios ocurrieron en el territorio venezolano y los cadáveres posteriormente fueron abandonados en la frontera. De esta manera,  las autoridades colombianas se ven obligadas a  adelantar los levantamientos.”, reiteró un investigador del caso.

Image
La opinión
La Opinión