Escuchar este artículo

Atracadores matan a vigilante

Domingo, 15 de Julio de 2018
La Policía alcanzó a detener a los agresores, quienes se enfrentaron a disparos.

“Mi Brayan, tuviste muchos tropiezos en la vida y de cada uno te levantaste. A veces la vida es muy injusta y nos arrebata de la nada a los seres más queridos. Descansa en paz y que Dios te tenga a su lado. Me duele mucho el corazón, nunca imaginé que la vida te llevara tan rápido. Ojalá los que te hicieron esto paguen (…)”, señala unos de los mensajes dejados en Facebook al vigilante Brayan Camilo Rodríguez Campo, asesinado el pasado sábado.

Los hechos se presentaron en medio de una aterradora escena en la serviteca Los Amigos, ubicada en la Diagonal Santander entre las avenidas 3 y 4 donde recientemente trabajaba el vigilante de la empresa  Vipricar.

Pasadas las 6:00 de la tarde, cuatro hombres y una mujer llegaron al sitio en dos motocicletas cuando las puertas del negocio estaban cerradas. Sin embargo, adentro quedaban algunos empleados cuadrando cuentas o preparándose para salir.

En ese instante, cuatro sujetos y una mujer llegaron por la parte posterior del local en dos motos y desde la reja le preguntaron al vigilante por algunos de los servicios. Mientras les contestaba, Rodríguez abrió una reja para que saliera una de las empleadas y en segundos, los sujetos sacaron un arma de fuego y lo encañonaron, pero supuestamente al poner resistencia le dispararon en el rostro, cerca de un ojo, e ingresaron a la serviteca.

El vigilante murió de manera inmediata y tras caer al suelo, los sujetos lo arrastraron y lo dejaron detrás de una barra, junto a una nevera, donde funciona una tienda para los clientes, quedando en el suelo el rastro de sangre.  Luego lo despojan de su arma de dotación.

De acuerdo a la información recolectada por las autoridades, los delincuentes intimidaron al resto de empleados con las dos armas y subieron hasta las oficinas del segundo piso preguntando por una caja fuerte, pero los encargados les dijeron una y mil veces que no conocían la clave, porque la manejaban los propietarios. 

Fueron aproximadamente  tres minutos de extrema tensión hasta que los bandidos desistieron del intento y escaparon. 

Según testigos, dos hombres y una mujer se fueron en las dos motos y los otros dos hombres salieron corriendo, tomando rumbo al Canal Bogotá.

La detención

Una patrulla del cuadrante de la Policía Metropolitana que pasaba por el lugar alcanzó a ver cuando los dos sujetos corrían y tras ser alertados por la comunidad emprendieron la persecución, en medio de una balacera, siendo alcanzados y detenidos con las dos armas de fuego. 

Los uniformados los trasladaron a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía, donde hasta el domingo avanzaban en el proceso de identificación de los aprehendidos, que serían menores de edad y uno de ellos de nacionalidad venezolana.

Image
La opinión
La Opinión