Escuchar este artículo

Atraco en La Ínsula dejó a un hombre asesinado

Domingo, 8 de Abril de 2018
Víctor Manuel Galvis se convirtió en una víctima más de los atracadores en Cúcuta. 

Los mensajes de condolencias de los amigos de Víctor Manuel Galvis Alarcón, de 28 años, llenaron este domingo su perfil en la red social Facebook, luego de conocerse la noticia de su homicidio, que ocurrió en la madrugada, en el barrio La Ínsula.

“Un excelente amigo con el que se podía contar en todo momento. Ya hoy no está en este mundo pero aun vivirá en los recuerdos y sentimientos de sus familiares y amigos. Manuelin, Dios te perdone todos tus pecados y te reciba en el reino de los cielos”, escribió uno de los allegados.

Víctor Manuel se convirtió en una víctima más de los atracadores en Cúcuta. A las 2:30 de la madrugada del domingo, Galvis estaba sentado tomando cerveza en un andén ubicado en la calle 1 con avenida 6 de La Ínsula, en compañía de algunas mujeres venezolanas, una colombiana y otro hombre, cuando ocurrió el crimen.

Robo y muerte

De repente, dos hombres desconocidos, al parecer venezolanos, quienes se movilizaban a pie por el sector, se les acercaron armados a los jóvenes y de inmediato les robaron los teléfonos celulares bajo intimidaciones de muerte.

Según se conoció, uno de los asaltantes pidió insistentemente que ninguna de las víctimas del robo lo mirara a la cara, porque les dispararía. En ese momento, Galvis Alarcón levantó su mirada hacia el pistolero y de inmediato el hombre le disparó en la cabeza, dejándolo gravemente herido en el lugar.

Mientras Víctor Manuel caía al piso ensangrentado, los dos asaltantes huyeron a pie con el botín sin que nadie pudiera atraparlos.

Aunque la víctima fue trasladada al hospital Erasmo Meoz, minutos después murió por la gravedad de la herida. Galvis era conductor de tractomula.

Miembros de la Brigada Interinstitucional contra Homicidios (Brinho) practicaron las primeras pesquisas del crimen y el posterior levantamiento del cadáver en el centro médico.

Las personas que acompañaban a la víctima en el momento del homicidio estaban ebrias. Sin embargo, los investigadores avanzan en las indagaciones para ubicar a los responsables del hecho.

En un establecimiento comercial cercano a la escena del crimen hay una cámara de seguridad que servirá como prueba para las autoridades.

En la carretera quedó la marca del homicidio, con la sangre de Galvis.

Al cierre de esta edición, los familiares de la víctima viajaban desde el interior del país hacia la capital de Norte de Santander en busca del cadáver de su ser querido.

Vecinos del sector pidieron presencia de la Policía, con el fin de contrarrestar los hechos delincuenciales.

Image
La opinión
La Opinión