Bala y muerte el lunes festivo en Tibú

Miércoles, 9 de Junio de 2021
Edwin Barrios y Rogelio Mendoza fueron atacados a disparos.

Tibú sigue siendo sinónimo de violencia y de hechos de miedo y descontrol, donde las autoridades parecen no existir, ni siquiera en el casco urbano de este municipio ubicado en el corazón del Catatumbo.

El lunes festivo fueron asesinados dos hombres a bala. Uno de estos fue Edwin Barrios, de 28 años, quien fue atacado con al menos siete impactos de bala, en su negocio de venta de licor, en el barrio Barco.

A las 10:00 de la noche, el retumbar de las balas llegó hasta la mesa donde estaba Barrios, en compañía de tres personas más y de las dos empleadas que atienden el establecimiento.

Según se conoció, dos hombres que arribaron en una motocicleta blanca, fueron los autores del crimen que alteró la tranquilidad y el ambiente de rumba y licor con la que se amenizaba la noche del lunes festivo en Tibú.

Uno de los pistoleros ingresó al local comercial y se dirigió a donde estaba Edwin Barrios y mientras disparaba, aseguró que se trataba de un atraco.

“El que le disparó aprovechó cuando él cayó al piso para quitarle la cadena de oro que tenía”, explicó un habitante del lugar.

En medio del ataque, otro hombre que estaba en la escena del hecho resultó herido, por lo que fue trasladado a un centro médico.

Por esto, las versiones preliminares que se analizan sobre este homicidio es que se dio en medio de un atraco.

Sin embargo, según se conoció, Barrios, conocido como ‘Pitorrea’, se desmovilizó en 2017 de la extintas Farc.

En la finca

Durante el lunes festivo, la víctima estuvo en una finca llevando algunos insumos de trabajo agrícola en compañía de otros amigos y conocidos.

Cuando retornaron al casco urbano de Tibú, Barrios decidió sentarse a tomar cerveza en su negocio, hasta que llegaron los homicidas y le dispararon.

Asesinato en la zona rural

El mismo lunes festivo, en la vereda Socuavó, en la vía que del casco urbano de Tibú conduce a La Gabarra, los violentos también dejaron su huella, asesinando a Rogelio Mendoza Pérez, cuando llegaba a su casa.

Algunos pobladores de la zona aseguraron que se percataron del cadáver de este hombre y de inmediato alertaron a las autoridades, pero la Policía no arribó al lugar.

Al sitio llegaron los miembros de la funeraria La Candelaria que adelantaron el levantamiento del cuerpo para trasladarlo al Instituto de Medicina Legal.

La Policía de Norte de Santander no entregó información de estos hechos de violencia en Tibú, donde los grupos armados ilegales siguen imponiendo su ley a sangre y fuego, sin que hasta el momento se den resultados para contrarrestar esta oleada violenta.

Otra mujer muerta

El miércoles 2 de junio, fue asesinada a bala Ludy Lisbeth Vásquez Vega, de 36 años, quien recibió cuatro impactos de bala en diferentes partes del cuerpo. El hecho ocurrió en el barrio Kennedy, de Tibú.

La mujer fue atacada en su lugar de trabajo, donde vendía verduras en una tienda. Hasta allí entró el pistolero y le disparó sin piedad hasta verla morir.

La víctima había recibido amenazas de muerte. Esto recrudeció la violencia contra las mujeres en Tibú.

Aunque en Tibú han circulado algunos videos en los que se muestran a varias mujeres, que presuntamente son objetivo de los grupos armados ilegales en esta zona del departamento, Vásquez no figuraba en estos, por lo que las autoridades avanzan en las pesquisas del hecho.

Al menos 25 mujeres han sido amenazadas de muerte en esta población, por lo que ellas han manifestado temor por el riesgo que corren.

Image
La opinión
La Opinión