Escuchar este artículo

‘Camaleón’ de Los Rastrojos, directo a la cárcel

Jueves, 29 de Octubre de 2020
Así cayó el segundo comandante de la banda criminal Los Rastrojos  y otros de sus secuaces. 

Los Rastrojos que aún se encuentran en Puerto Santander y la zona rural de Cúcuta, se quedaron esperando a que llegara el ‘de los colores’ o ‘Camaleón’ como le dicen a Carlos Andrés Rangel Rojas, segundo comandante de esta banda criminal que opera en Norte de Santander.

“Ya viene ‘el de colores’ y ese sí le pone orden a esto”, es una de las frases que alcanzaron a escuchar los miembros de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijín) de la Policía Nacional, en medio de las interceptaciones que le tenían a Rangel durante sus labores para dar con su paradero.

Los investigadores sabían que ‘Camaleón’, de 28 años, de los cuales llevaba 10 en Los Rastrojos, había salido de su zona de confort en Puerto Santander y por eso debían capturarlo. Y así sucedió.

La investigación

Alias ‘Camaleón’ dejó oír su voz el martes 21 de abril de este año, en unos audios amenazantes que circularon por redes sociales. Al hacerlo, espantó a unas 200 personas de Boca de Grita, población venezolana con la que limita Puerto Santander. 

Los pobladores llegaron a territorio colombiano en busca de refugio, luego de que el segundo comandante de Los Rastrojos aseguró que se enfrentarían a los boinas rojas (integrantes de la fuerza pública venezolana).

Desde entonces, la guerrilla del Eln, aliada con la guardia venezolana, como dijo una fuente judicial, le ganaron el territorio a Los Rastrojos, al otro lado de la frontera, haciéndolos regresar a Colombia, donde se asentaron en la parte de Vigilancia, Aguaclara y otros sectores del área rural de Cúcuta y Puerto Santander. 

Sin embargo, con las autoridades colombianas persiguiéndolos, poco a poco los cabecillas e integrantes de esta organización criminal fueron saliendo de esas zonas en busca de alianzas y respaldo de otros grupos armados.

Precisamente, desde hacía un mes y medio ‘Camaleón’ estaba en Valledupar, a donde había enviado desde abril, a su compañera sentimental y madre de un hijo en camino, para resguárdalos.

Según las labores de inteligencia, Carlos Rangel había llegado a esa ciudad del Cesar para hacer alianzas con el Clan del Golfo, reclutar personal y cumplir negocios que les permitirán abastecerse de municiones.

La captura del cabecilla

Cuando la Dijín conoció la ubicación exacta de la familia de este segundo comandante y establecieron que él estaba ahí, le llegaron la tarde del lunes a un barrio de la capital vallenata y apenas tuvieron la oportunidad, ingresaron y lo arrestaron, cumpliendo una orden de captura.

“Vimos una oportunidad de puerta abierta y entramos. Él estaba acostado y al ver que le llegamos, se sentó como a intentar de reaccionar, fue algo por instinto. Pero tenía a tres de nuestros hombres encima apuntándole. Perdió, ya era nuestro”, contó un investigador que participó en la captura.

‘Camaleón’ no tuvo de otra, que pararse de la cama, ponerse una pantaloneta y luego un pantalón que le pasaron y, acto seguido, estiró las manos para que le pusieran las esposas.

A responder por una masacre

A este cabecilla, oriundo de El Banco (Magdalena) las autoridades lo responsabilizan de ser el autor intelectual de la masacre de seis personas ocurrida en la vereda Totumito (Tibú).

Según la investigación, ‘Camaleón’ ordenó dichas muertes luego de que algunos de sus hombres le informaron que esas personas estaban identificadas de apoyar al Eln.

Lograr capturar a Rangel Rojas no fue tarea fácil para las autoridades, el perfil bajo y la disciplina de este hombre, fue un trabajo duro para que los uniformados de la Dijín lograran llegarle hasta donde se escondía.

“No se tomaba fotos. Disciplinado con él y toda su tropa. Él llegó reclutado a ese grupo y su capacidad de liderazgo lo hizo ascender. Era quien entrompada (perfilaba) los combates, se enfrentaba en primera fila. Por eso, todos lo estaban esperando”, añadió la fuente.

Otras capturas simultáneas

Las autoridades lograron en Curumaní (Cesar) capturar a Hernando Martínez Madrigal, alias ‘Nando’, presunto cabecilla financiero de Los Rastrojos.

Según las autoridades, la trayectoria delictiva de este hombres es de 6 años, encargado de la recolección de todo el dinero producto del narcotráfico, extorsiones, secuestros, contrabando y de la consecución de armas de fuego, municiones, explosivos, material de intendencia, víveres y del pago de nómina a los integrantes de la organización. Él tendrá que responder por concierto para delinquir con fines de homicidio y extorsión.

En Puerto Santander también fueron capturados Cristian Chirinos Legón, de 35 años, conocido como ‘Coco’ señalado de ser cabecilla urbano.

Entre tanto, Édgar Uriel Ramírez Galvis, alias ‘Uriel’, cabecilla logístico, y Carlos Daniel López Villegas, ‘Peluche’, fueron judicializados por concierto para delinquir y porte ilegal de armas de fuego.

Image
La opinión
La Opinión