Escuchar este artículo

Cayó adolescente por el homicidio de niña de 14 años en Santa Ana

Viernes, 7 de Agosto de 2020
Skarle Villasmil fue asesinada de 14 disparos, en febrero, en una presunta retaliación contra su mamá.

El macabro hecho en el que terminó asesinada, de al menos diez impactos de bala, Skarle Villasmil Beltrán, de 14 años, tiene hoy tras las rejas a los primos Miguel Moisés Picón Ramón y Erick Alexander Garzón Picón.

El jueves, un adolescente de 17 años, también fue aprehendido por estar involucrado en este hecho.

Una fuente judicial cercana al caso, aseguró que un testigo del homicidio fue el que alertó a las autoridades sobre la participación del menor de edad, por lo que los investigadores adelantaron las pesquisas hasta aprehenderlo en el barrio Torcoroma II.

Uniformados de la Unidad Básica de Investigación Criminal, adscritos a la Seccional de Protección y Servicios Especiales de la Policía Metropolitana de Cúcuta, llegaron hasta la manzana G3 lote 24 de Torcoroma II, a la vivienda del sospechoso y de inmediato lo aprehendieron, en cumplimiento de una orden judicial en su contra.

Un juez Penal Municipal con función de control de garantías decidió enviar al adolescente a la correccional de menores, ubicada en Los Patios, por un periodo preliminar de cuatro meses. 

Hace menos de quince días, el menor se había entregado a las autoridades por el homicidio y fue enviado a un hogar de paso del  Bienestar Familiar, pero allá empezó a amenazar a las personas que lo rodeaban, por lo que se decidió devolvérselo a la mamá, porque generó un peligro”, explicó una fuente judicial.

Las autoridades avanzan en las pesquisas para fortalecer el proceso judicial contra el menor.

Los primos

(Los primos Miguel Moisés Picón Ramón y Erick Alexander Garzón Picón fueron detenidos en marzo.)

En marzo, un mes después del homicidio de la menor, en el barrio Santa Ana, la Brigada Interinstitucional de Homicidios capturó a los primos Miguel Moisés Picón Ramón y Erick Alexander Garzón Picón, gracias a que los investigadores hallaron las huellas de uno de ellos en la motocicleta Yamaha BWS negra, de placa EYK 70D, en la que se movilizaban el día del crimen. 

Entre los móviles del crimen que analizan las autoridades, hay una presunta retaliación por microtráfico contra María del Carmen Beltrán Vargas, mamá de la víctima. 

“Al parecer, los capturados ya le habían advertido a la señora de que tenía que comprarles la droga a ellos, porque si no la iban a matar”, dijo una fuente cercana a las pesquisas, en el momento del hecho.

La mujer tiene casa por cárcel desde febrero por porte ilegal de armas. Además, tiene antecedentes por concierto para delinquir y porte ilegal de armas. Al parecer, ella estuvo detenida desde 2012 y en 2017 recobró su libertad.

Image
La opinión
La Opinión