Escuchar este artículo

Cifra de homicidios en 2020, la más alta de los últimos siete años

Sábado, 2 de Enero de 2021
El año pasado hubo 60 asesinatos más que en 2019.

El 2020 fue un año que dejó un panorama desolador en Cúcuta y el área metropolitana. Los altos índices de violencia que se registraron llevaron a las organizaciones defensoras de derechos humanos a reclamar mayores acciones por parte de las autoridades policiales, militares y civiles.

Una clara muestra de esa preocupación fue el aumento de los asesinatos, pues desde 2016 las cifras tenían una tendencia a la baja, pero en el 2020 eso no fue así y hubo un incremento de 60 homicidios, en comparación con las estadísticas de 2019.

Lo peor de todo, es que las predicciones para este nuevo año mantienen a las autoridades en alerta, porque la disputa a sangre y fuego que vienen protagonizando grupos armados ilegales como el Clan del Golfo y Los Rastrojos contra el Ejército de Liberación Nacional (Eln), en la frontera y Cúcuta, no ha parado.

Además, las confrontaciones por el dominio del territorio, no solo en la zona rural y la frontera con Venezuela, sino en varios sectores de la capital nortesantandereana y el área metropolitana, fueron las que marcaron ese aumento estructural en los crímenes.

Mario Zambrano, coordinador de la encuesta ‘Cúcuta cómo vamos’, aseguró que ante todo lo que viene ocurriendo en el municipio, la percepción de inseguridad de los cucuteños es la más alta en comparación con otras ciudades del país.

Eso se reflejó en la última encuesta que lideró Zambrano, en la que se demostró que la mayoría de los cucuteños sienten temor e inseguridad hasta en los barrios de la capital de Norte de Santander.

En sectores rurales de Cúcuta y Puerto Santander, especialmente donde se centró gran parte de la violencia, el retumbar de las balas y las retaliaciones entre las organizaciones ilegales, dejaron un cruel desenlace mortal el año pasado. Allí, se registraron al menos 57 homicidios, en comparación con los 29 que sucedieron en 2019.

La estadística
Precisamente, en ese análisis, el 2020 trazó una línea mortal como la más alta en los últimos siete años, dejando 346 homicidios en Cúcuta y el área metropolitana.

Pues al mirar las estadísticas de 2013, en ese año se registraron 348 crímenes, y a partir de ahí el comportamiento del homicidio fue disminuyendo poco a poco, hasta llegar a 2019 con 262 asesinatos.

Lo que indicaría que solo entre 2019 y 2020 se dio un incremente de 84 crímenes entre Cúcuta, Los Patios, Villa del Rosario, El Zulia, Puerto Santander y San Cayetano.

Pero al analizar solo las cifras de homicidios en Cúcuta, se puede ver que entre 2019 y 2020 se dio un aumento de 60 asesinatos.

Según las estadísticas oficiales, hasta el pasado 31 de diciembre, en Cúcuta ocurrieron 258 homicidios, mientras que en 2019 hubo 198.

Mario Zambrano aseguró que no solo los crímenes fueron el ‘dolor de cabeza’ de las autoridades, pues los atracos también se convirtieron en el ‘pan de cada día’ de los ciudadanos, siendo la queja más común entre los encuestados en ‘Cúcuta cómo vamos’. “Al menos el 40 por ciento señaló que fue víctima de un delito”.

“Uno esperaría que, en su mayoría, en los temas asociados a la inseguridad y los delitos debido a la cuarentena por la pandemia, deberían llevar a una disminución, y casi todos los delitos disminuyeron con excepción del homicidio”, explicó Zambrano.

Una de las situaciones que habrían expresado los encuestados es la desconfianza en la administración municipal en la seguridad en Cúcuta, debido a las constantes renuncias de los secretarios de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía.

“Esto generó una sensación de debilidad institucional”, explicó Zambrano.

Lea aquí:

Cúcuta inició el año con dos homicidios a puñal y balazos

Análisis de las autoridades

Entre los análisis que han hecho las autoridades, sobre las cifras de asesinatos en el área metropolitana de Cúcuta, está que de las 346 víctimas de 2020, 322 fueron hombres, mientras que 24 eran mujeres.

De todos los homicidios, 277 ocurrieron con armas de fuego, 45 a puñaladas y el restante con diferentes elementos contundentes como piedras, picos de botella o asfixia.

Además, los crímenes en Cúcuta aumentaron 30.3 por ciento en comparación con el 2019.

Según se conoció, al menos 170 casos ocurrieron en la modalidad de sicariato, 27 en riñas, 22 en medio de atracos y el restante sigue sin establecer.

Pero lo más preocupante es que los resultados de las investigaciones en los asesinatos es un tanto bajo, pues las autoridades judiciales solo han logrado esclarecer 101 casos que se presentaron en la capital de Norte de Santander, lo que representa un 39.15 por ciento.

Sin embargo, la Policía aseguró que con la captura de los cabecillas de Los Rastrojos se esclarecieron múltiples homicidios en la zona rural, entre los que se incluyen las masacres que ocurrieron en Vigilancia y Totumito, dejando terror entre los habitantes de esta zona de la frontera.

Pero al verificar cómo ha sido el accionar de las autoridades judiciales en el esclarecimiento de los hechos violentos en las diferentes comunas, se deduce que en las 3, 4 y 5 es muy bajo, lo que indicaría que los investigadores que tienen para esta misión no estarían dando resultados.

Se conoció que todas estas cifras se analizan en un comité de seguridad que se lleva a cabo los jueves, en el que participan Policía, Fiscalía, CTI y Medicina Legal.

Por ahora solo resta esperar qué estrategias se trazarán con la llegada de un nuevo comandante para la Policía Metropolitana de Cúcuta y con los cambios que se dieron hace un mes en la Fiscalía. Además, de los lineamientos que se estarían analizando en la Alcaldía.

 Al menos 170 casos se produjeron en la modadlidad de sicariato. / Foto: Archivo La Opinión.

Le puede interesar

Más de mil capturados por diferentes delitos durante el 2020 en el departamento

Golpes a estructuras criminales

Sin embargo, la ofensiva armada entre los grupos ilegales, más los golpes que dieron la Policía y el Ejército, especialmente en la zona rural de Cúcuta y Puerto Santander, capturando a los cabecillas de Los Rastrojos como Andrés Felipe Berrio Rúa, Brayan, señalado de ser el tercero al mando de esta banda criminal y de Carlos Andrés Rangel Rojas, Camaleón, el segundo cabecilla de dicha organización, les hicieron perder poder.

No obstante, su máximo líder en Norte de Santander, José Gregorio López Carvajal, alias Becerro, sigue oculto y en libertad, tratando de hacer alianzas con otras bandas criminales y de narcotráfico.

El coronel José Luis Palomino López, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, aseguró que, gracias a las constantes operaciones de la Policía se logró controlar y disminuir en el último trimestre del año los crecientes hechos de homicidio que mantenían en las veredas como Vigilancia, Totumito, Banco de Arena, El Dave, entre otras, convertidas en escenarios mortales.

“Les incautamos 45 fusiles y se capturaron a los cabecillas, por lo que Los Rastrojos perdieron poder militar para continuar en esta zona de frontera”, dijo el oficial.

Finalmente, la Policía Metropolitana de Cúcuta detuvo a 53 personas por homicidio que tenían órdenes de captura y otras 15 fueron detenidas en flagrancia.

Image
La opinión
La Opinión