Escuchar este artículo

Cuarto condenado por trabajar en laboratorio de drogas

Domingo, 3 de Enero de 2016
 Javier García Arenas fue sentenciado a 25 meses de prisión tras concederle una rebaja del 50 por ciento en la pena.

Por haberse presentado ante las autoridades, no tener antecedentes penales y aceptar los cargos como cómplice por tráfico de sustancias para el procesamiento de narcóticos, un juzgado especializado de Cúcuta condenó a 25 meses de prisión a Javier García Arenas, tras concederle una rebaja del 50 por ciento en la pena.

La sentencia también le otorga el beneficio de la suspensión condicional de la ejecución de la pena, mediante la cual podrá permanecer sin vigilancia judicial, en un periodo de prueba y cumpliendo con ciertas reglas. Además, deberá consignar a favor del Estado un salario mínimo legal mensual vigente.

García Arenas fue detenido el 24 de noviembre de 2012 en jurisdicción del corregimiento de La Gabarra (Tibú), junto a otros cinco hombres, luego de ser sorprendidos dentro de un cristalizadero de coca.

“Ese día, los militares que patrullaban la zona escucharon el sonido de una planta eléctrica y visualizaron un rancho construido en medio de rastrojos y procedieron a registrarlo. Aproximadamente, 12 personas que estaban en el sitio emprendieron la huida realizando disparos a la tropa. En medio de la persecución, se incautaron dos armas de fuego (una pistola y una escopeta averiada) que quedaron abandonadas”, señaló la Fiscalía.

Los capturados fueron presentados ante el Juzgado Segundo Penal Municipal que declaró ilegales las detenciones y los dejó en libertad. Sin embargo, la Fiscalía continuó con la investigación y el 4 de abril de 2013 fueron emitidas órdenes de captura en su contra.

El 11 de mayo de 2015, García Arenas se presentó ante la Fiscalía y en la audiencia de imputación aceptó los cargos debidamente asistido por su defensor.

La Fiscalía decidió excluirlo del delito de porte ilegal de armas, en razón a que el hombre fue detenido dentro del cristalizadero y las armas fueron halladas en un rancho distante.

“Los elementos materiales probatorios nos permiten concluir más allá de toda duda razonable que García Arenas laboraba en el cristalizadero, en el cual fueron halladas las sustancias necesarias para el procesamiento de narcóticos”, señaló el juzgado que lo condenó.

La propiedad del cristalizadero y el destino de la droga no fueron materia de debate en el juicio.

Otros

Por estos mismos hechos también fueron condenados Henry Emilio Montoya Vásquez a 4 años de prisión, concediéndosele la prisión domiciliaria, tras llegar a un preacuerdo con la Fiscalía.

Diomer Vanegas Castro fue condenado a 4 años de prisión sin beneficios, mientras que Pablo Franco León recibió 3.5 años.

A Franco se le concedió la suspensión condicional de la ejecución de la pena luego de pagar $300.000 como multa para quedar en libertad.

*La Opinión