Formulario de búsqueda

-
Domingo, 23 Abril 2017 - 5:02am

Cúcuta, el oasis de las prostitutas venezolanas

"Esta vida no es fácil aunque muchos crean que sí lo es", afirma una de ellas.

Archivo La Opinión
En las calles de Cúcuta ahora se ven más venezolanas.
/ Foto: Archivo La Opinión

Jennifer tiene 29 años, pero desde los 16 se ha dedicado a la prostitución. Es venezolana, de Maracay (Estado Aragua), y desde hace 20 días trabaja en Cúcuta, a donde llegó, como muchas otras prostitutas, buscando mejorar sus ingresos. Sus curvas pronunciadas, su voluptuosidad y su largo pelo negro que llega hasta la cintura, le han valido para cotizarse entre los clientes cucuteños que a diario frecuentan bares y prostíbulos.

La primera vez que llegó a esta ciudad a ofrecer su cuerpo fue hace dos años. Llegó por referencias de una amiga suya que ya había probado suerte en territorio colombiano. Estuvo una temporada y con el dinero que recogió le fue suficiente para regresar a Venezuela y pagar el mantenimiento de las dos casas por las que responde económicamente: la de su mamá, que vive con su hermana de 23 años, y la suya, donde viven su expareja, su hijo de 11 años y un sobrino. La responsabilidad de ver por tantas personas le ha impuesto desde muy joven una carga que la llevó a buscar ganar mucho más que un sueldo mínimo.

“Mi mamá sabe lo que hago y por lo mismo es muy materialista. Mi mayor satisfacción es poderle dar a mi hijo sus gustos, vestirlo de marca”, asegura.

La primera vez que se prostituyó en Maracay lo hizo durante 5 años. Lo que pudo ahorrar en ese tiempo le sirvió para montar un negocio de comidas rápidas que durante 4 años le dio para mantenerse y la alejó de la prostitución. Sin embargo, cuenta que cuando empezó la crisis alimentaria en Venezuela se vio obligada a cerrar su negocio, y decidió volver a su trabajo anterior. “La única manera de vivir bien en Venezuela es con un malandro o con alguien del gobierno, con quien, al final, uno termina corriendo el mismo riesgo que corro ahora”, manifiesta.

Jennifer se mueve entre Venezuela, Colombia y Panamá, donde ha pasado largas temporadas de hasta 8 meses trabajando como prostituta y ganando en dólares. “Allá me va super bien, y es el sitio en el que más me gusta estar, no solo por la paga sino también por el ambiente de la ciudad”.

A Cúcuta llegó solamente con su pasaporte, y desde el primer día fue recibida en un reconocido burdel en las inmediaciones de la terminal de transportes. Allí los únicos papeles que le pidieron fueron los de los exámenes de VIH y demás enfermedades de transmisión sexual, así como el frotis vaginal, que debe renovar mensualmente. Jennifer confirma que Cúcuta está llena de mujeres venezolanas que han llegado a dedicarse a la prostitución, al punto de que realmente han desplazado a las locales. “Muchas prostitutas cucuteñas han tenido que moverse a otras ciudades colombianas, pues aquí hay muchas venezolanas y lo que puedo decir es que en muchos casos los hombres nos prefieren porque somos un poco más queridas. El sitio donde trabajo es un ejemplo de ello, pues solo hay 5 colombianas y el resto somos de Venezuela”.

Su relación con las colombianas no es la mejor, pues la rivalidad entre unas y otras es evidente, incluso hasta en los servicios que ofrecen. Según cuenta, hay cosas que piden los clientes, como sexo anal, que para las colombianas son normales y para ellas no. “Hemos tenido reuniones con el dueño del sitio para tratar de unificar la oferta de servicios y que no resultemos perjudicadas”.

Por el rato cobra entre 35 mil y 40 mil pesos, de los cuales 7 mil van para el pago de la habitación del propietario del lugar. En un buen día de trabajo en el burdel de la terminal, donde ingresa a las 9 a.m. y sale a las 5 p.m., Jennifer atiende a 15 clientes, lo que le deja unos 500 mil pesos libres. Los días de pocos clientes, sale de allí y se va a Punto Azul, en El Salado, una zona de transportadores a la que llegan muchas mujeres a ofrecer sus servicios.

Jennifer paga 20 mil pesos por noche en un hotel en La Paradita, donde comparte habitación con una amiga de Venezuela que llegó con ella a probar suerte por primera vez. “Aunque ella está agradecida conmigo por haberla traído, pues está ganando bien, siempre le digo que no la traje a nada bueno. Esta vida no es fácil aunque muchos crean que sí lo es, yo no soy feliz en esto, pero no hay otra cosa a la que pudiera dedicarme ganándome lo que me gano ahora. Lo que hoy me hago en tres o cuatro días, me lo pagarían en todo un mes en otro trabajo”. Paradógicamente, a pesar de tener una vida sexual muy activa, confiesa que no disfruta cada encuentro y duda de que alguna vez vuelva a sentir placer al estar con un hombre.

Su mayor aliciente es su hijo, quien vino de visita a Ureña durante la Semana Santa; allí estuvo con él compartiendo y un día lo trajo a Cúcuta a pasear. Y aunque él desconoce su realidad, ella es consciente de que por él, cualquier sacrificio vale la pena.

Jhon Jairo Jácome Ramírez

manolesco84@gmail.com

Filósofo. Editor General del Diario Q'hubo Cúcuta.

Suscríbete y recibe las últimas noticias de La Opinión
Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad

Publicidad

Exigen respeto a Carlos Antonio Vélez y a Mondragón para el Cúcuta

Durante el partido de los rojinegros ante Nacional, palabras de los comentaristas molestaron a hinchas y a Cadena.

Cúcuta Deportivo
Colombia
Artículo

Grupo que se hace llamar Guerrilla Sinaloa asesina tres campesinos en Putumayo

La agrupación criminal estaría conformada por disidentes del frente 48 de las Farc, según las autoridades.

Colprensa
Publicidad
Fútbol
Artículo

Atalanta gana 2-1 al Génova con goles de Muriel y Zapata

Los colombianos acumulan tres anotaciones cada uno en la Serie A y lideran la tabla de goleadores.

Tomada de Twitter @Atalanta_BC
Política
Artículo

Cortocircuito | Misiles en Tienditas

Este armamento desplegado ahora por Maduro ya había sido mostrado en la frontera, eso ocurrió durante el fallido intento de ingresar la ayuda.

La Opinión
Publicidad
Región
Artículo

Una promesa a 9.163 km de distancia

Hace 28 años, José Delgado dejó a sus dos hijos al cuidado del Asilo Andressen, en Cúcuta, y cuando volvió, 6 meses después, habían sido

César Obando y Jennifer Rincón
Cúcuta
Artículo

Los tres puentes de redoma del terminal ya se marcan en el aire

El costo total de la megaobra de la Alcaldía de Cúcuta es de $45.000 millones.

Alfredo Estévez
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Tecnología
Artículo

Juegos virtuales masivos, un reto real para los padres

Estos productos son un medio de conexión social. Un experto da pautas para no perder el control.

Internet
+ Deportes
Artículo

Édgar Muñoz, formador de campeonas del tenis

El entrenador de las cucuteñas Fabiola Zuluaga y María Camila Osorio conversó con La Opinión.

Mario Caicedo y archivo
Publicidad
Región
Artículo

A la montaña no vuelvo: excombatientes de las Farc en Caño Indio

En la ETCR de esa vereda de Tibú siguen en proceso de reincorporación 82 exintegrantes de la desmovilizada guerrilla.

Jhon Jácome
Región
Artículo

El gigantismo que envuelve a una familia de Sardinata

Un tumor cambió la vida de dos hermanos, quieneses se cuidan de las burlas y de los incumplimientos de su EPS.

Mario Caicedo
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.