Escuchar este artículo

Destruyen dos refinerías ilegales del Eln en el Catatumbo

Lunes, 12 de Junio de 2017
600 galones de ‘pategrillo’ producía semanalmente el grupo guerrillero. El daño ambiental es grave.

Un inmenso cultivo de coca es lo primero que se encuentra al llegar al punto de entrada al lugar en donde el Ejército de Liberación Nacional (Eln) tenía instalado un complejo compuesto por dos refinerías ilegales en la vereda Mineiros, zona rural de Tibú.

Después de caminar entre las matas, un equipo encabezado por el comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano del Ejército, general Hugo Alejandro López, verificó por medio de una llamada que el área estuviera asegurada para ingresar a las refinerías de la guerrilla.

El petróleo derramado en todo el camino y el fuerte olor que se impregna en la ropa y en el cuerpo, empieza a evidenciar el gran daño ambiental que genera esta cadena del delito que tiene un objetivo primordial: el narcotráfico.

En la primera estructura se encuentran barriles repletos de ‘pategrillo’, algunos marcianos (donde se procesa el crudo) y mangueras que transportan el combustible; estos elementos se encuentran ubicados muy cerca de un riachuelo que está contaminado debido al accionar del Eln en este sector del Catatumbo.

La segunda refinería, con una extensión más grande y con un impacto ambiental mucho más preocupante, está formada por dos piscinas de crudo, cada una de al menos 30 metros, tres marcianos y unos 18 contenedores en donde se almacena el ‘pategrillo’, insumo utilizado para procesar pasta base de coca.

Un sapo que saltó a una de estas piscinas quedó muerto de inmediato.

A pocos metros de donde están los marcianos, un gigantesco derrame de petróleo en el suelo enmarca el daño que, según una ingeniera experta en el tema, tardará años en ser reparado.

“Hago un llamado a la población y a las juntas de acción comunal para que nos ayuden a eliminar este flagelo en el Catatumbo”, dijo el general López.

El oficial resaltó que sus hombres hacen un arduo trabajo de inteligencia para ubicar estas refinerías custodiadas por la guerrilla.

Los 120 uniformados del Batallón de Combate Terrestre No. 27 de la Brigada Móvil 30, adelantan patrullajes de registro y control a lo largo y ancho de esta zona para contrarrestar las acciones de los grupos armados ilegales que hacen presencia en esta parte del país.

Al menos dos días gastaron los militares para ingresar al complejo del Eln y arrebatarle, una vez más, uno de los insumos con los que fortalecen el narcotráfico.  El Ejército aseguró que estas refinerías pertenecían al frente Héctor de esa  organización alzada en armas que actualmente adelanta diálogos de paz con el Gobierno.

Muy cerca del lugar del hallazgo hay presencia de dos comisiones de este frente; por eso, las medidas de seguridad se incrementan para garantizar la destrucción de estas estructuras.

¿Cómo es el proceso?

Los guerrilleros del Eln se roban el petróleo del oleoducto Caño Limón-Coveñas mediante la instalación de válvulas ilegales, luego lo transportan hasta sus refinerías donde lo procesan para posteriormente sacar los barriles de ‘pategrillo’ y llevarlos a los laboratorios donde se produce pasta base de coca.

Una de las limitantes que tienen las autoridades es que la población no denuncia la existencia de estos complejos que, además de convertirse en un centro de financiamiento de la guerrilla, generan un severo impacto ambiental por los daños en el suelo y en las fuentes hídricas que están alrededor de estas estructuras.

El río Catatumbo también se afecta por el funcionamiento de este complejo ilegal.

El Ejército halló 400.000 galones de crudo almacenados en las  refinerías que producen 600 galones de ‘pategrillo’, semanalmente.

El general López aseguró que este complejo, valorado en $2.300 millones, es el más grande que se ha descubierto en lo corrido de este año en el Catatumbo.

En abril, la Fuerza de Tarea Vulcano halló otra en la vereda Pueblito del corregimiento Cartagenita (Convención). Allí, fueron encontradas 14 piscinas de crudo, 5 marcianos, 4 motobombas, 4 plantas eléctricas, 2.800 metros de mangueras, 4 quemadores y al menos 86.114 galones de petróleo y 18.000 de gasolina, valoradas en más de $654 millones.

En ese momento, el Ejército aseguró que esta gran estructura ilegal pertenecía a Danilo Picón Cuadros, de 34 años, conocido como ‘Gabino’, quien murió junto a otros siete guerrilleros en El Carmen, en medio de una operación del Ejército, la Policía y la Fuerza Aérea Colombiana, en la que fue bombardeado un campamento.

‘Gabino’, señalado jefe de la compañía mixta de orden público del Eln, llevaba 17 años en las filas de este grupo subversivo.

La Fuerza de Tarea Vulcano ha desmantelado 39 refinerías ilegales con 839.126 galones de crudo, en lo que va corrido del año.

Image
Andrés Julián González Pardo