Escuchar este artículo

Detienen al compañero de mujer apuñalada

Viernes, 16 de Junio de 2017
Al parecer, el hecho se dio por problemas entre la pareja. Hoy, ella se encuentra bien de salud y él en prisión.

El pasado 18 de mayo se conoció sobre una mujer, de 23 años, que llevaba dos días desaparecida, y fue encontrada moribunda entre un rastrojo de una trocha que lleva al barrio Valles del Rodeo, muy cerca del Anillo Vial, al occidente de Cúcuta.

La víctima, Angie Carime Suárez Ropero, fue apuñalada en repetidas ocasiones y cuando la encontraron sus heridas estaban seriamente infectadas y, además, tenía un trauma en el ojo derecho.

Sus familiares, quienes fueron los que la encontraron en ese lamentable estado, la auxiliaron y de inmediato la trasladaron a urgencias del Hospital Universitario Erasmo Meoz, luego le avisaron a las autoridades para que iniciaran las pesquisas y dieran con el responsable del hecho.

La unidad de criminalística del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) se trasladó al centro asistencial y luego al sitio donde habían encontrado agonizante a la mujer, logrando recopilar algunos testimonios y pruebas que les ayudaron a guiar la investigación.

Lo primero que escucharon los investigadores fue que los familiares de Angie Carime, de 23 años, sospechaban que su compañero Jaime Luis Guerrero Martínez, tendría algo que ver en el hecho.

Los papás de la joven aseguraron que ella iba para la casa donde ellos viven, en el barrio Valle del Rodeo, tomando una trocha, por donde pasa la quebrada Tonchalá, porque conocía muy bien el camino. Pero ese día se quedaron esperándola, porque nunca llegó.

Y la respuesta que el hombre, de 25 años, les dio, cuando ellos le preguntaron por su hija, les creó muchas dudas.

“Él dice que el martes la dejó en la trocha, pero en el día no volvió a preguntar por ella. Como el celular de mi hija sonaba apagado, nosotros fuimos quienes lo llamamos al otro día para saber de Angie (…) la gente nos ha confirmado que él venía con ella”, aseguró la madre de la víctima, el día que la encontraron casi muerta.

Y los familiares comenzaron a creer que Jaime Luis Guerrero tuvo algo que ver, porque se mostró desinteresado en buscarla y, a pesar de que la encontraron con heridas de gravedad, Guerrero no se presentó ese 18 de mayo en el hospital, donde Angie Carime fue llevada de urgencias. 

Las pistas

Ante esas versiones, se creó un grupo especial de actos urgentes del CTI para que analizara lo que se tenía hasta el momento y buscara  más pruebas que ayudara a saber quién era el responsable de la agresión contra la joven mujer.

Los investigadores volvieron a la casa donde vivía la víctima con su pareja, en el barrio La Isla, de la vereda San Isidro, en San Cayetano, y con luces forenses encontraron unas pistas que fueron contundentes para establecer que la trágica historia de la joven se inició en ese lugar.

Después, los funcionarios judiciales se dieron a la tarea de recorrer el mismo camino que, presuntamente, Suárez había andado cuando se dirigía hacia donde sus padres, hallando otras pruebas más. Y, por último, las autoridades esperaron a que la víctima se recuperara para que les ayudara a tener más firmeza en las pesquisas.

Detenido

Angie, nacida en Ocaña, salió de su casa en el barrio La Isla, de la vereda San Isidro (San Cayetano) rumbo a la casa de sus padres en el barrio Valles del Rodeo de Cúcuta. Sus padres la buscaron con carteles.

Con todo lo que recopiló el grupo especial, un fiscal se presentó ante un juez y solicitó la orden de captura contra Jaime Luis Guerrero Martínez, al no haber dudas de que él fue quien intentó matar a su mujer.

Al parecer, el hecho se dio por problemas entre la pareja. Hoy, ella se encuentra bien de salud y él en prisión.

Martínez fue capturado la tarde del miércoles. Los investigadores llegaron hasta la casa donde vivía con Angie Carime y lo detuvieron.

Las autoridades señalaron que el hombre desde un principio, cuando fue entrevistado por los investigadores, aseguró que no tenía nada que ver con el ataque a su esposa. Sin embargo, el CTI logró determinar lo contrario.

Image
La opinión
La Opinión