Escuchar este artículo

Dolor por muerte del piloto gramalotero en accidente de helicóptero de la Policía

Martes, 1 de Junio de 2021
Luis Enrique Fernández Rincón llevaba diez años en la institución.

Hoy en la familia Fernández Rincón las lágrimas y el dolor por la pérdida de uno de sus integrantes no cesan. La mañana del domingo murió el teniente Luis Enrique Fernández Rincón, adscrito a la Dirección de Antinarcóticos de la Policía, en un accidente aéreo, cuando el helicóptero en que viajaba junto con cuatro uniformados más se precipitó a tierra. Todos murieron.

El oficial, oriundo de Gramalote, llevaba diez años de servicio en la Policía y siempre se caracterizó por ser un uniformado ejemplar, dedicado, responsable y amoroso con su familia.

Fernández, conocido como Pocho, estaba casado pero no dejó hijos. Actualmente, estaba radicado en Bogotá, cuando decidió emprender su carrera como piloto de la institución, hace al menos tres años.

El teniente Fernández también trabajó en la Policía Metropolitana de Cúcuta y entre sus últimos cargos se desempeñó como comandante del CAI Industrial.

José Rincón, tío del uniformado, quien también fue piloto de la Policía, reconoció que el accidente es el reflejo de los riesgos que corren los oficiales que se dedican a esta labor.

“Hay que esperar qué arroja la investigación, pero la información preliminar es que, al parecer, se les apagó el motor por una falla mecánica. Por ahora está descartado que haya sido un ataque, porque la aeronave no quedó impactada”, dijo el doliente.

Según se conoció, el teniente Fernández alcanzó a avisar que el helicóptero estaba registrando problemas.

El familiar recordó que su sobrino tuvo el ejemplo de él como oficial de la Policía y quiso seguir sus pasos, al igual que otra de sus primas, que actualmente es capitán y presta sus servicios en Valledupar. “Él era un muchacho con muchos sueños, esto parece que no fuera real, es muy doloroso”, dijo Rincón.

El acompañamiento

Los abuelos del teniente viven en Gramalote, por lo que su mamá, decidió ir a pasar el Día de la Madre en la casa paterna, cuando sorpresivamente conocieron la trágica noticia.

Desde el momento en que se conoció el hecho, los habitantes y vecinos de la familia Fernández la acompañaron y le brindaron una voz de aliento.

“Estoy muy complacido con el acompañamiento a mis papás, la gente se ha acercado a darles el sentido pésame. La gente de Gramalote es noble y le agradezco por todo eso”, dijo el familiar.

Hasta el cierre de esta edición, se conoció que el cadáver del nortesantandereano permanecía en Medicina Legal, en Bucaramanga. Los familiares adelantaban los trámites para reclamarlo y darle el último adiós.

El hecho

El accidente ocurrió a las 9:15 de la mañana del domingo, en la vereda Patico Alto, en zona rural del municipio de Cantagallo (Bolívar).

En el hecho también perdió la vida el mayor Edison Garay Valencia, de 39 años, nacido en Angostura (Antioquia), llevaba 16 años de servicio en la Policía y era el comandante de la Compañía Antinarcóticos Jungla de Santa Marta.

La tercera víctima fue el mayor Maximino Azuero García, piloto bogotano de 36 años, quien hacía parte de la Compañía Antinarcóticos de Aviación Guaymaral. Además, era padre de dos hijos.

También murió el intendente Jheyson Andrés Franco Osorio, de 32 años, nacido en Pácora (Caldas). El patrullero Edwin Jovanny Arcos Solarte, de 30 años, oriundo de Mocoa (Putumayo). Laboraba como artillero aeronáutico, dejó una pequeña hija.

Image
La opinión
La Opinión