Escuchar este artículo

Dos meses sin rastros de los asesinos de Juan Blanco en Cúcuta

La víctima apareció baleada en la vía hacia San Faustino.

La voz de la mamá de Juan José Blanco García se entrecorta cada vez que recuerda los momentos de dolor que ha tenido que soportar desde el momento en que su hijo fue retenido por un grupo armado ilegal, cuando intentaba pasar una trocha en La Parada para llegar hasta San Antonio (Venezuela) a visitarla, hasta su muerte.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Dos semanas pasaron desde el rapto del hombre, de 23 años, hasta que las autoridades fueron alertadas del hallazgo del cadáver, en la vía que conduce hacia el corregimiento San Faustino, zona rural de Cúcuta.

“Este dolor no se supera nunca. Lo único que pido es que no quede impune y que se esclarezca el caso de mi hijo”, insistió la mamá de Blanco.


Lea aquí: En Paz y Futuro hubo bala y muerte


La mujer aseguró que dos meses y cuatro días después del crimen de su primogénito, aún no se tiene certeza de los móviles del asesinato ni de los responsables del hecho, por parte de las autoridades.

La angustiada mamá dijo que Juan José, quien vivía en Villa del Rosario, trabajaba como albañil y no se conocían problemas en su contra, por el contrario, mantenía buenas relaciones con sus familiares y amigos.

Asimismo, que él se caracterizó por ser disciplinado, noble y con ilusiones de salir adelante, por lo que no entiende qué pudo estar detrás del hecho de sangre.

Lo último que se supo de Juan José es que la tarde del sábado 27 de agosto, salió de su vivienda, con la idea de ir a visitar a su mamá que vive en Venezuela. El joven frecuentemente pasaba por una trocha para llegar al territorio venezolano, pero ese día no corrió con la misma suerte.

Tres días después de la desaparición de Blanco García, sus familiares instauraron la denuncia correspondiente en la Fiscalía.

Allí, durante dos semanas, estuvieron pidiendo información, sin tener noticias de su ser querido, hasta que el 14 de septiembre, cuando un joven con tatuajes similares a los de Blanco García, apareció sin vida, con varios impactos de bala en su cuerpo, en la vía principal del corregimiento San Faustino.

Un día después, los familiares de la víctima fueron citados en las instalaciones del Instituto de Medicina Legal para identificar el cadáver.

Desde entonces no han recibido ninguna información por parte de Fiscalía o la Policía para conocer detalles sobre los posibles móviles del homicidio o la judicialización de los responsables del crimen.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Viernes, 18 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión