Escuchar este artículo

El Eln volvió a dejar su huella en un asesinato en Cúcuta

Viernes, 21 de Enero de 2022
La víctima tenía las manos esposadas y su cabeza cubierta con la camisa que llevaba puesta.

En el barrio San Gerardo, en inmediaciones de la Penitenciaría de Cúcuta, en la vía que lleva al corregimiento San Faustino, el ambiente está lleno de penumbra, donde a cualquier hora del día o de la noche se puede alterar el orden público y la ley del silencio es la que gobierna.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Precisamente, en medio de esa zozobra, la noche del miércoles, los vecinos de ese sector del norte de Cúcuta oyeron varias ráfagas de disparos, pero nadie se arriesgó a salir de sus casas a ver qué estaba pasando, sin embargo, se imaginaron que sería un enfrentamiento más entre los grupos armados ilegales que se pelean por el control de ese lugar que está muy cerca de la frontera con Venezuela.

Allí ni la presencia de la Policía Metropolitana de Cúcuta logra controlar la ilegalidad y el comercio del contrabando que se mueve a simple vista, trayendo consigo una cadena criminal que se ha fortalecido con el paso del tiempo.

Lo que encontraron
Pero ayer, a las 7:00 de la mañana, alguien llamó a la Policía y alertó sobre el hallazgo de un cadáver de un joven, que tenía sus manos esposadas y que su cabeza estaba cubierta con la camiseta negra que llevaba puesta. A la víctima le propinaron dos balazos.

El cuerpo quedó tendido al lado de unos ladrillos, dentro de una vivienda donde funciona una recicladora.

Los habitantes y transeúntes de este sector rodearon el sitio, mientras especulaban sobre quién sería la persona muerta.

El cadáver tenía una característica que usualmente es utilizada por miembros del Ejército de Liberación Nacional (Eln), para marcar a sus víctimas, cubriéndoles la cabeza con la camisa que llevan puesta, lo extraño era que le habían esposado las manos por la espalda.

Poco a poco, en el lugar se hizo más fuerte el rumor de que el joven asesinado era un menor de edad, que desde septiembre del año pasado frecuentó este sector, pidiendo dinero en diferentes locales comerciales.

“Últimamente lo habíamos visto ahí cobrando para entrar a los baños de un pool, pero también se la pasaba en la calle pidiendo plata. Decía que la familia no lo quería y que por eso se había venido para acá”, comentó uno de los habitantes de esta zona.

Los que creyeron haber conocido a la víctima aseguraron que no pasaba de 15 años y que vivía hacia el sector de la invasión 6 de Reyes, cerca del lugar donde fue asesinado.

Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, el cadáver permanecía en el Instituto de Medicina Legal sin ser identificado.

Image
homicidio

Una situación confusa
Cuando las unidades de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) llegaron al lugar a encargarse de la inspección técnica en la escena del crimen, comenzaron a ver cosas muy confusas.

Lo primero que hallaron en medio de las pesquisas, fueron siete vainillas calibre 9 milímetros, cuatro calibre 5.56 (de fusil), un proveedor con 15 cartuchos calibre 9 milímetros y dos ojivas.

Además, vieron marcas en la tierra como de un grupo de personas que se dirigió hacia el río para luego pasar a Venezuela.

También habría versiones de que el miércoles, hacia las 11:30 de la noche, un grupo de policías se habría enfrentado a bala con presuntos miembros del Eln que llegaron a ese punto a hacer de las suyas, pero de ese hecho nadie quiso hablar.


Lea también: En Alfonso López, dos bandas se disputan la droga a muerte

 

Ante eso, una de las hipótesis de homicidio indicaría que el adolescente fue asesinado en medio del supuesto enfrentamiento que se dio.

También hay personas que señalaron que otro hombre, al parecer, alcanzó a huir herido de los agresores.

Los investigadores de la Brinho también hallaron algunas vainillas, al parecer, con la marca de Indumil, la industria nacional encargada de entregar armas, municiones y explosivos en Colombia.

Este hallazgo podría representar otra línea investigativa para esclarecer cómo sucedió el hecho.

Un terreno disputado
La zona donde ocurrió el crimen históricamente ha sido afectada por la presencia de grupos armados ilegales, donde anteriormente tenía uno de sus fortines la banda criminal Los Rastrojos. Sin embargo, con la desaparición de esta estructura, el Eln ahora tiene el poder.

Allí la afluencia de contrabandistas lo convierte en un sector apetecido y lucrativo para la ilegalidad, por lo que siempre estará en el radar de los grupos criminales que imponen su ley con sangre y fuego.

Sin embargo, según se conoció, recientemente, se estarían dando algunos atracos, por lo que las autoridades avanzan en las pesquisas para esclarecer los móviles del hecho.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda