Escuchar este artículo

El pequeño Eider Steven amaba a su familia y las bicicletas

Domingo, 31 de Octubre de 2021
En sus tiempos libres, el niño ayudaba a sus padres con la venta de frutas y verduras.

A la familia de Eider Steven Flórez Arismendi el dolor y la tristeza los invadió desde el viernes, cuando se enteraron que su niño consentido había fallecido.

Le puede interesar: Niño de 10 años murió atropellado en Los Patios

Sus corazones quedaron partidos luego de que una tractomula cargada con cilindros de gas natural, arrolló al menor en Los Vados, mientras iba en su bicicleta para la vereda Agualinda, de Los Patios.

El hecho afectó a todos quienes compartieron momentos con el pequeño de 10 años, quien siempre se caracterizó por ser servicial, haciendo mandados.

Eider Steven a veces pedía las bicicletas prestadas, porque la suya se dañaba con frecuencia y mientras la arreglaban, no podía dejar de trabajar vendiendo las lechosas que su abuelo cultivaba. 

Estas frutas que con tanto amor cosechaban en familia, en la finca del abuelo, Eider Steven se las vendía a sus vecinos del barrio Llanitos.

Irónicamente el deseo de apoyar a su abuelo con las ventas, fue lo que lo llevó a iniciar la ruta en la que perdió la vida. Según la familia, cuando el menor fue arrollado iba a recoger las frutas para luego comercializarlas.

El pequeño, a diario, llegaba para ayudar a su abuelo en el cultivo y a vender lechosas.

Para la familia, la cual llegó a Los Patios desde Sardinata hace 20 años, luego de que fueran desplazados por grupos armados, asimilar que su niño murió por apoyarlos en su negocio familiar, es una tortura que les ha quitado la tranquilidad.

“Él antes de irse me dijo que no quería estudiar porque iba a ser como su abuelo materno, un hombre fuerte y trabajador que con el dinero que ganará apoyaría a su mamá”, comentó la abuela materna del menor entre lágrimas.

Ella ya no puede contener el dolor que la ha abrumado por dos largos días. Siempre se repite la misma pregunta: ¿qué sucedió en aquel momento para que su nieto terminara debajo de la tractomula?.

Además: Buscan a niño que cayó a canal de lluvias de Belisario Betancur

Ayudaba a vender fruta

Salir en bicicleta desde su vivienda, hasta donde trabaja su abuelo materno, era una rutina diaria a la que Eider Steven se había acostumbrado desde hace un año. Siempre iba con uno o más adultos, los cuales lo dejaban ir de primero para vigilarlo en la larga marcha. El menor cada día llegaba a ayudar al abuelo con las labores del campo y a bajar lechosas, hasta Llanitos, para venderlas.

Su familia lo cuidaba en todo momento y cuando debía salir a comercializar la fruta lejos de su casa, iba alguien más para impedir que algo malo le pasara.

“Él me dijo la mañana del viernes que ya me tenía la lechosa para que yo se la comprará el sábado y mire cómo es de trágico el destino”, comentó entre lágrimas una vecina.

El infante fue arrollado por una tractomula en Los Vados, cuando sus acompañantes frenaron a inflar una llanta de bicicleta.

Al niño le gustaban las motocicletas y le había dicho muchas veces a su abuela que cuando grande quería tener una para llevar a su mamá a todas partes. Así mismo gozaba de una habilidad especial para reparar las bicicletas, que sorprendía a todos.

Por el momento, la familia de Eider Steven espera a que la investigación judicial sobre el accidente, iniciada por la unidad de criminalística de la Policía de Tránsito y Transporte, les explique los pormenores del trágico hecho.

El conductor de la tractomula fue trasladado a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía, donde le definirán su situación jurídica.

Conozca: Murió un niño arrollado por una tractomula en Los Patios

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas