Escuchar este artículo

El peso aplastó la cabina: dos muertos y un herido

Sábado, 20 de Julio de 2019
Al salir de una curva, el chofer de la tractomula, perdió el control y se salió hacia el costado derecho de la carretera.

Samuel Rodríguez Jaimes, operario de máquina pesada, y su hijo se vieron involucrados en un fatal accidente de tránsito, minutos después de que abordaran una tractomula, cargada con carbón, tipo coque.

Samuel, de 48 años, y su hijo Jhon Maclaus Rodríguez Chávez, de 18, estaban en el municipio de El Zulia y le pidieron el favor al chofer Víctor Manuel Durán Jaimes, de 44, para que los acercara al corregimiento de Astilleros.

El camino inició el viernes, antes de las 6:00 de la tarde, y tan solo a cinco kilómetros del casco urbano de El Zulia, en el sector Guamito, ocurrió la desventura.

De acuerdo al reporte de la Policía de Tránsito, al salir de una curva el chofer de la tractomula, color amarilla, perdió el control y se salió hacia el costado derecho de la carretera, lo cual, produjo el inmediato volcamiento. Al parecer, el peso de la carga desencadenó el aplastamiento de la cabina, donde iban los tres hombres.   

“El señor tuvo que tomar la curva muy rápido y el volumen y el peso de la carga le ganaron porque no hay ni huella de frenado”, comentó ayer en el lugar del hecho otro conductor que custodiaba lo que quedó del vehículo para evitar que fuera desvalijado.

Durán Jaimes sufrió lesiones en la cabeza, la cara y el tórax; conductores que pasaban justo en ese momento intentaron auxiliarlo, pero no pudieron hacer nada. Su muerte se produjo de manera fulminante.

Samuel Rodríguez presentó trauma craneoencefálico, golpes contundentes en abdomen y fracturas y laceraciones en sus extremidades, por lo que tampoco sobrevivió. Su hijo Jhon tuvo heridas en sus brazos y cuerpo, pero sin gravedad.

“Ese muchacho se salvó porque estaba junto a la puerta del pasajero y el peso cayó casi todo al costado izquierdo de la cabina”, añadió el conductor.

Usuarios de la vía se quejaron por la falta de barreras de contención en la carretera, así como señales de advertencia, en esta vía donde con frecuencia se exceden los límites de velocidad por parte de algunos conductores.  

Los tripulantes

Una hermana de Durán Jaimes contó que su hermano era padre de una menor de edad, vivía en Santa Marta y trabajaba cumpliendo rutas desde la costa a Bucaramanga y Cúcuta. 

En cuanto a Samuel Rodríguez se supo que vivía en el barrio Olga Teresa de Atalaya.

Reclamados

Los cadáveres fueron trasladados a la morgue del Instituto de Medicina Legal en Cúcuta, donde el sábado sus parientes avanzaban en las diligencias para las entregas y traslados a sus regiones de origen, donde se cumplirán las exequias.

Image
La opinión
La Opinión