Escuchar este artículo

Emiten segunda condena por presunto intento de secuestro

Viernes, 3 de Febrero de 2017
José Francisco Quintero Robles tendrá que pagar once años en prisión.

Al igual que su cómplice, José Francisco Quintero Robles aceptó los cargos y fue condenado a once años de prisión por portar armas de las Fuerzas Armadas. Fue capturado en El Zulia en septiembre de 2015, cuando presuntamente pretendía cometer un secuestro.

El primero en ser sentenciado por estos hechos fue Golfan Javier Cruz Rubio, quien recibió los mismos años de prisión tras ser sorprendido armado en una motocicleta.

Los hechos se registraron en la vereda Camilandia, entre los municipios de El Zulia y Sardinata.

Según relató la Fiscalía, Cruz Rubio, de 40 años, fue detenido por unidades de la Policía luego del llamado de la comunidad que alertaba sobre la presencia de tres sujetos sospechosos en una moto sobre la vía.  

Al llegar, los uniformados encontraron a Cruz Rubio esperando sobre la motocicleta a los otros dos sujetos, quienes estaban dentro de una buseta afiliada a la empresa Trasan.

Al notar la presencia policial, uno de ellos emprendió la huida y el otro fue detenido dentro del automotor, siendo identificado como José Francisco Quintero Robles. De igual manera, Cruz Rubio intentó escapar, pero fue capturado por los policiales.

Los uniformados procedieron a realizar un registro al automotor y le encontraron a Quintero Robles un bolso negro con una subametralladora MiniUzi (con un proveedor y 20 cartuchos), una pistola, un revólver, un radio de comunicaciones, manuscritos con nombres de personas y números celulares y 57 cartuchos calibre 9 milímetros.

“Un testigo señaló que primero se subió uno de los hombres; después el de la moto le hizo el pare a la buseta para que se detuviera y entonces se subió el segundo sujeto. En ese preciso momento fue cuando llegó la Policía”, relató la Fiscalía.

Preacuerdo

Al igual que Cruz Rubio, Quintero Robles llegó a un preacuerdo con la Fiscalía y aceptó los cargos por los delitos de fabricación, tráfico y porte de armas de uso restringido y privativo de las Fuerza Armadas o explosivos y de uso personal (agravados) a cambio de un descuento en la pena, que consistió en eliminar el agravante del delito.

Dicho preacuerdo fue aprobado por un juzgado especializado de Cúcuta que lo sentenció además a pagar una multa a favor del Estado.

Al término de la audiencia, Quintero Robles fue trasladado por el Inpec a la cárcel de Cúcuta, donde deberá pagar la pena impuesta.

Image
La opinión
La Opinión