Escuchar este artículo

En Cúcuta no cesan las agresiones a mujeres, una menor de edad también fue víctima

Domingo, 23 de Mayo de 2021
Hasta marzo, en Norte de Santander, han sido denunciados 100 agresiones.

“Los casos de intentos de feminicidio porque las mujeres no quieren regresar con su expareja son muy altos. Todavía está la creencia de que la mujer le pertenece al hombre”. Así describió Adriana Pérez, directora del Observatorio de Asuntos de Género de Norte de Santander, la vulnerabilidad de las mujeres en la región.

Una de las recientes agresiones físicas contra una mujer, se conoció la noche del viernes, a través de una red social.

En Instagram, una menor de edad aseguró que su expareja la sacó en contra de su voluntad de un establecimiento público para golpearla y amenazarla de muerte, hecho que fue rechazado por los colectivos defensores de los derechos de las mujeres, así como de la Secretaría de Equidad y Género de Cúcuta.

Los golpes en el rostro de la víctima fueron la evidencia necesaria para alertar a las autoridades sobre este nuevo hecho, para que se adelanten las investigaciones correspondientes contra el presunto agresor y que pague por lo que hizo.

Johana Patricia Reyes Marciales, secretaria de Equidad y Género de Cúcuta, le reportó este hecho al general Óscar Moreno, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) y a la Fiscalía, solicitando el “abordaje necesario frente a esta denuncia y su respectivo seguimiento, con el fin de garantizar la integridad física y mental de la víctima”.

La funcionaria aseguró que tiene un equipo de profesionales para brindar atención psicosocial y jurídico a las víctimas de estos hechos y a sus familias.

Contamos con la Línea de Vida, para que las personas se puedan comunicar y recibir orientación de manera segura y discreta. La línea es 3507505351, ahí nos pueden llamar o escribirnos por whastApp”, aseguró Reyes.

agresión

Las denuncias

Para Alejandra Vera, directora de la Corporación Mujer, Denuncia y Muévete, que vela por los derechos de las mujeres, ahora las víctimas de las agresiones físicas, psicológicas y sexuales se están haciendo más visibles, porque se está empezando a romper el enigma de la dependencia con sus agresores.

Le puede interesar: Las mujeres tienen miedo en Tibú

“Antes las mujeres no denunciaban porque dependían económicamente de los agresores y no tenían opciones. Ahora se está exigiendo para que el Estado intervenga y las autoridades actúen”, dijo.

Precisamente, la labor de esta corporación ha permitido que las mujeres conozcan sus derechos y estén más informadas de las rutas de atención para exigir su protección.

“Con un voluntariado hemos podido llegar a los territorios y las mujeres están despertando, esto se evidencia en este momento, por eso es que se están conociendo los casos, no es que hayan aumentado, siempre han existido”, dijo Vera.

Sin embargo, algunas falencias en la atención inmediata de la Policía y las complicaciones en las denuncias virtuales, conllevan a tender una brecha en la que los colectivos en defensa de las mujeres enfocan sus esfuerzos.

En esto coincidió Adriana Pérez, quien afirmó que existe una desconfianza con las instituciones como la Policía, Fiscalía y Comisarías de Familia, porque en algunos casos las mujeres son revictimizadas y no tienen pronta solución a sus situaciones, además de que no les brindan suficiente acompañamiento.

Esta defensora de los derechos de las mujeres también indicó que esa línea telefónica que tiene la Secretaría de Equidad y Género de Cúcuta, tampoco está funcionado como debería, “pues no hay una respuesta oportuna en muchos casos”.

“En los últimos años se ha generado mayor conciencia de la sociedad y a partir de ahí, las mujeres se sienten más seguras, porque saben que van a tener un respaldo y repudio contra las agresiones, por lo que buscan hacerlas públicas para tener medidas de atención y protección más rápidas”, dijo Pérez.

Alejandra Vera también advirtió que, para la próxima celebración del Día de la Madre, se podría aumentar los casos de violencia contra la mujer, por la tendencia que ha existido históricamente en estas fechas especiales.

La defensora de los derechos de las mujeres señaló que, según algunas investigaciones universitarias, los miércoles se registran con más frecuencia las agresiones, así como los fines de semana y que mensualmente los casos varían. “Por lo menos diciembre, enero y febrero es donde más se elevan estos hechos”.

Lea también: Defensoría Regional del Pueblo protege a mujeres amenazadas de Tibú

Mujer maltrato

¿Y los agresores?

Una de las situaciones que generan un mayor riesgo de repetición en las agresiones, es que, en la mayoría de los casos, los responsables no son ni judicializados ni detenidos por las autoridades, por lo que esto genera mayor temor entre las víctimas.

Las representantes de los colectivos de mujeres, aseguraron que constantemente se unen esfuerzos para exigirle a la justicia que actúe de manera inmediata cuando se registra una agresión, para que el autor del hecho sea capturado.

“En Tibú conocimos un caso de una agresión y cuando la Policía llegó, rescató a la víctima, pero no capturó al hombre que la golpeó, ni siquiera estando ahí en el lugar. Nosotros acompañamos estos hechos, pero si los agresores siguen libres, la mujer y su núcleo familiar siempre estarán en riesgo”, dijo Pérez.

Los más recientes

Durante las últimas dos semanas se han conocido al menos cuatro hechos de agresión contra la mujer en Cúcuta y Norte de Santander.

Uno de estos fue protagonizado por el concejal de Ocaña, Deiby Alberto Arias Quintero, quien golpeó y trató de asfixiar a Ingrid Johana Espejo Capella, quien en ese momento era su pareja sentimental.

El abogado defensor de la mujer, le solicitó a la Fiscalía que se investigue al concejal por el delito de tentativa de feminicidio y no por violencia intrafamiliar.

Asimismo, el concejal de Tibú, Yovany Sandoval, también fue denunciado por la hermana de su expareja, por algunas agresiones que se registraron hace cinco meses.

Aunque Sandoval aseguró que la denuncia obedece a una persecución política, la expareja insistió en que las agresiones fueron constantes durante los últimos cinco años de la relación.

En el barrio Niza de Cúcuta, Angélica María Jáuregui Acevedo, de 38 años, también fue golpeada por su pareja en ese momento.

El hecho sucedió en la casa de los suegros de la víctima, luego de una discusión con su novio Henry Bastos.

En ninguno de estos casos se ha conocido una acción contundente por parte de las autoridades judiciales.

Image
La opinión
La Opinión