Escuchar este artículo

En El Dave no paran las muertes

Martes, 22 de Septiembre de 2020
El hecho más reciente se descubrió el pasado domingo.

La vereda El Dave está a 15 minutos del casco urbano de Puerto Santander y para llegar a ella se deben tomar dos caminos, uno de ellos tiene unos cuantos metros con placa huella, de resto todo es pura trocha.

Quien se arriesga a entrar hasta este sector, que colinda con Venezuela, es porque tiene permiso, bien sea de Los Rastrojos o del Eln, porque si no, sabe a lo que se arriesga.

Ni la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) se arriesga a mandar una patrulla sola, para hacerlo tiene que organizar un grupo acompañado por expertos en explosivos y con el Ejército. Además, deben ir armados hasta los dientes.

Y es que desde el 12 de septiembre del año pasado la Defensoría del Pueblo emitió la alerta temprana 037-19, donde advirtió que El Dave es una de las zonas en disputa por elenos, rastrojos y la alianza con una facción del Epl.

“Por lo cual, corresponde al Estado adoptar con urgencia las medidas necesarias para proteger y salvaguardar la vida, libertad, integridad y seguridad personal de la población civil en la cabecera municipal y las tres veredas (El Dave, El Diamante y Brisas del Pamplonita)”.

Van nueve asesinatos

Precisamente, hoy, después de un año de emitirse ese documento, en El Dave la muerte se amañó. En este lugar de la zona rural de Puerto Santander se han cometido ocho homicidios.

Asesinan a dos hombres a balazos

Matan a dos amigos en vereda de Puerto Santander

 

 

Desde mitad de marzo, en este sector del área metropolitana de Cúcuta se vienen registrando asesinatos de hombres y mujeres. El suceso más reciente ocurrió el domingo, cuando  la Policía fue alertada de que en una finca apareció muerto el venezolano Yoel Antonio Altuve Carrizo, quien tenía varios días de haber sido baleado y estaba en estado de descomposición.

Familiares de Altuve Carrizo lo vieron con vida  cuando salió de su casa el lunes 14 de septiembre, al parecer, a cumplir una cita que presuntos guerrilleros del Eln le pusieron en territorio venezolano.

Pero fue hasta la mañana del domingo, que los familiares conocieron que su ser querido había sido asesinado y que su cuerpo estaba en la mitad de una trocha.

Los otros casos

El 17 de marzo en esa vereda fue asesinado Neiber Jesús Camargo Quintero, Piraña, quien recibió 4 impactos de bala. Según se conoció, la víctima llegó a su casa a las 9:00 de la mañana, se cambió de ropa y volvió a salir sin decirles a sus seres queridos para dónde iba y posteriormente se conoció la noticia.

Para el 9 de julio, Luz Amparo Acevedo Gélvez y su hijo César Augusto Pérez Acevedo, quienes eran conocidos en el lugar por vender comida aparecieron muertos cerca uno del otro. Horas después del doble homicidio, se registraron enfrentamientos entre Los Rastrojos y el Eln.

Bastaron unos minutos después de que cesaron las ráfagas de fusil y las  explosiones, para que la Policía Metropolitana de Cúcuta fuera alertada del hallazgo del cadáver de Omar José Osorio Barrios.

El 11 de julio, ocurrió el crimen de Reyes Antonio Guerrero Romero, de 39, quien fue asesinado de varios impactos de bala, cuando salió de una finca, en la vereda El Dave, donde era administrador.

Para el 16 de agosto, hallaron los cuerpos de Carlos Alberto Uribe Márquez y su amigo Auden Gélvez Mandón.

Por último, una mujer fue baleada y quedó entre la zona boscosa de una finca arrocera.

Image
La opinión
La Opinión