Escuchar este artículo

En medio de lágrimas Ovidio Pérez Sánchez se reencontró con su familia

Sábado, 13 de Mayo de 2017
El hombre de 70 años de edad estuvo 21 días secuestrado.

Los abrazos en medio de la celebración por el regreso de Ovidio Pérez Sánchez, de 70 años, a la libertad, se dieron entre lágrimas de alegría tras permanecer 21 días secuestrado.

Pérez fue liberado por sus captores en zona rural de Teorama (Norte de Santander), en la madrugada de ayer.

El anciano tuvo que ser trasladado al hospital Emiro Quintero Cañizares de Ocaña para recibir un tratamiento especializado en el páncreas, debido a que lo atacó un fuerte dolor estomacal.

Aún no se tiene certeza de qué grupo armado ilegal lo secuestró ni tampoco qué exigencias hizo para  para la liberación. 

En medio de las lágrimas, Martha Patricia Pérez, hija de Ovidio, agradeció a Dios por el regreso de su papá a la libertad. “Gracias a Dios está con nosotros, pero tiene quebrantos de salud”, explicó la mujer.

Entre tanto, la nieta de Pérez, Yerly Alejandra Lemus Pérez, dijo que lo único que quiere en este momento es que su abuelo se recupere y esté bien de salud.

“Mil gracias a todos los que nos apoyaron con sus oraciones e hicieron parte de esta maravillosa bendición. Es tanta la alegría que las palabras no bastan en este momento; estoy feliz de ver a mi abuelo, a mi mamá tranquila, contenta”, agregó.

El comandante de la Policía de Norte de Santander, coronel George Quintero, dijo que desde el momento en que se conoció el plagio se iniciaron las investigaciones del hecho con el grupo Gaula para ubicar a Pérez Sánchez. Las autoridades habían ofrecido hasta 50 millones de pesos por la información que permitiera su liberación.

Ovidio fue secuestrado el 22 de abril cuando se trasladadaba de su casa ubicada en la avenida El Dorado hacia el barrio El Carmen de Ocaña.

Según se conoció en ese momento, hombres fuertemente armados lo obligaron a montarse en una camioneta venezolana de color blanco y tomaron rumbo desconocido.

Image
La opinión
La Opinión