Escuchar este artículo

Encontraron muerto a 'Machetilla', el vigilante de Los Caracoles

Miércoles, 22 de Septiembre de 2021
El cadáver de José Euclides Manosalva estaba descompuesto en su casa.

Los recuerdos que quedarán guardados en los habitantes de la invasión Los Caracoles, que está cerca del sector conocido como Cerro Pico, en la ciudadela Juan Atalaya, es que José Euclides Manosalva Cárdenas, a quien conocían como 'Machetilla', todos los días salía a trabajar como vigilante informal en el sector.

Lea además Doble asesinato en un parque de Puerto Santander

Precisamente, haber descubierto un hurto y hasta ser víctima de un ladrón que se le robó sus ollas del humilde rancho donde vivía, al parecer, desencadenó su muerte.

Hace una semana, algunos habitantes del lugar conocieron de una discusión que Manosalva Cárdenas tuvo con un hombre, al que señaló de haberle robado sus pertenencias.

“Él le dijo al hermano que le ayudara a conseguir las ollas, porque ese otro señor se las había robado. Es que ya han pasado varios casos similares”, dijo un habitante de este sector.

José Euclides alternaba su oficio de vigilante informal con su adicción al licor, por lo que siempre lo veían ebrio.

“Él era un borrachito, pero no se metía con nadie, se la pasaba solo ahí en su casa”, dijo una familiar.

El sobrenombre por el que era conocido José Manosalva, de 51 años, le hacía alusión a los implementos que usaba para salir a trabajar.

Los habitantes de Los Caracoles se percataban de que él siempre salía con un palo y un machete colgado en la pretina del pantalón, tal y como quedó registrado en la última fotografía que le tomó una de las vecinas, la semana pasada.

Le puede interesar  Las pistas de la muerte del enfermero Donny Torres

El hallazgo

La ausencia de José Euclides en las calles de Los Caracoles hizo que algunos habitantes del sector alertaran a los familiares de que algo malo le habría podido ocurrir, porque él no pasaba varios días sin salir a trabajar.

Un olor nauseabundo que empezó a salir de la vivienda de José Euclides fue el presagio de que la muerte había llegado a este lugar.

Cuando los vecinos de ‘Machetilla’ se acercaron, se percataron de que el cadáver del vigilante estaba tendido bocabajo, en una de las habitaciones.

“Cuando yo fui a mirar, tenía una bolsa apretada en la cara, como si lo hubieran asfixiado”, explicó la familiar.

Sin embargo, el cadáver estaba en avanzado estado de descomposición, por lo que el Instituto de Medicina Legal deberá establecer las causas de la muerte.

Miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) practicaron la inspección y el levantamiento del cuerpo.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión