Escuchar este artículo

‘Es el primero y vamos por más’, mensaje hallado en el cuerpo de cucuteño descuartizado

Miércoles, 17 de Julio de 2019
Sus restos estaban en bolsas y fueron arrojados en La Florida.

José Abelardo Cáceres Londoño inició desafortunadamente en las drogas desde que tenía 11 años de edad fumando marihuana y después sustancias más fuertes. Luego, abandonó sus estudios primarios y se enmarcó en un trágico final que terminó de manera aterradora, el pasado martes en el barrio La Florida.

A las 9:00 de la noche, José Abelardo, nacido en Cúcuta, de 23 años, fue hallado descuartizado y empacado en dos bolsas para la basura en la esquina de la calle 10 con avenida 8, a escasas cuadras de la casa de su padre y de su madre, quienes son divorciados.

Según testigos, dichas bolsas fueron arrojadas por un sujeto que se bajó de una camioneta Toyota blanca, conducida por otra persona, y después escaparon. 

Esta acción llamó la atención de los vecinos que intrigados fueron a mirar de qué se trataba, hallando en el interior la cabeza y demás partes del cuerpo del joven, además de una hoja con un escrito, poco legible por la sangre derramada de la víctima que, al parecer, decía: ‘este es el primero y vamos por más’.

Sobre la camioneta, las autoridades no obtuvieron mayores datos debido a que no hallaron cámaras de seguridad, aunque le siguen la pista por diferentes rutas de escape.

Según su padre, el joven recolectaba dinero vendiendo verduras o también hojas de sábila por los barrios, que le regalaban en el mercado de Cenabastos.

“José dormía en mi casa o en la de la mamá o se quedaba por fuera. Más de una vez me di cuenta que desconocidos le pasaban cositas (droga), quien sabe si fue por la venta de eso y no cumplió o por competencia (…)”, presume el padre, a quien hace dos años le mataron a otro hijo a puñaladas.

Últimos pasos 

Ese día José Abelardo, conocido como Cheche, estuvo durmiendo en el solar de la casa de su papá, quien tiene una tienda, y hacia a las 5:00 de la tarde se levantó. Un primo dijo que lo vio salir cargando un costal (con sábilas) y le preguntó, en tono gracioso, si iba de viaje.
 
“Yo estaba bebiendo con un cuñado cuando cerramos la tienda por seguridad para tomar mejor adentro. A las 10:00 de la noche tocaron a la puerta y un chamo (joven) me dijo que me traía una mala noticia y era que a mi hijo lo habían picado y dejado en unas bolsas en la esquina”, señaló el padre.

El coronel José Luis Palomino López, comandante de la Policía Metropolitana, informó que la forma en que mataron a este joven, tiene un objetivo: “infligir temor a un grupo social”. Y detalló que la víctima fue relacionada siete veces en afectación (robos) a propiedades. 

Por ahora, unidades de la Brigada Interinstitucional Contra Homicidios (Brinho) avanzan en las averiguaciones para establecer el paradero de los autores de este hecho y determinar los móviles que podrían estar relacionados con el microtráfico de drogas, aunque no se descartan otras hipótesis.

Image
La opinión
La Opinión