Escuchar este artículo

Familiar de Inglaterra delinquía desde prisión

Jueves, 23 de Mayo de 2019
La organización se camuflaba como vigilantes informales para controlar las extorsiones periódicamente.

Las autoridades le seguían los pasos a Eduardo Castillo Hernández, Carepa, desde diciembre de 2018, cuando arribó al barrio El Callejón para presuntamente apoderarse del sector y retomar el control para el Clan del Golfo.

Según se conoció, Carepa fue enviado desde el Urabá con la misión de dominar el cobro de extorsiones en la avenida séptima y además, de recuperar varias caletas de armas y munición que quedaron en el sector La Arrayana, de la vía a San Faustino, tras la disputa del Clan del Golfo con Los Rastrojos.

Para ello, Castillo, un reconocido delincuente de esta estructura criminal, conformó un enlace directo con Jairo Padierna Correa,  Duende o Mexicano, familiar de Luis Orlando Padierna,  Inglaterra, segundo al mando del Clan del Golfo, quien murió en una operación de la Policía, en noviembre de 2017 en una cabaña lujosa en Chinácota.

Lea además Desarticulada célula del Clan del Golfo en Cúcuta

Padierna Correa fue capturado junto a otros tres hombres, en septiembre de 2018 en San Faustino, con un arsenal de esta organización.

Los investigadores de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) y de la Seccional de Inteligencia Policial (Sipol) de la Policía Metropolitana de Cúcuta que le seguían el rastro a Carepa, descubrieron que el pasado 4 de febrero, este hombre estaba organizando un operativo para la fuga de Padierna, cuando saliera en camino a una audiencia judicial.

“Carepa era el que manejaba todo con las órdenes de Padierna. Llegaba a los establecimientos comerciales con panfletos del Clan del Golfo, diciendo que era el nuevo comandante”, explicó un investigador cercano al caso.

Extorsiones y homicidios

Las autoridades conocieron que los hombres al mando de Castillo exigían que los alimentaran gratis en los restaurantes y que les dieran hospedaje en los hoteles de la avenida séptima.

Asimismo, exigían extorsiones que oscilaban entre $120.000 y 2 millones de pesos.

Además, los investigadores descubrieron que Padierna Correa estaba coordinando con una organización criminal que delinque en el Catatumbo para enviar cargamentos de armas.

Sin embargo, en una reciente operación policial, nueve hombres, entre estos Carepa fueron detenidos. Además,  Padierna fue imputado en la cárcel por nuevos delitos.

Le puede interesar Armando Camarote muere en operación militar

Según se conoció, con esta operación se esclareció el homicidio del venezolano Wilmer José Carvajal Hernández, ocurrido el 6 de marzo, en las inmediaciones de la Terminal de Transportes.

Vigilantes de fachada

Para las autoridades, las pretensiones del Clan del Golfo estaban concentradas en también dominar extorsiones y microtráfico en la ciudadela Juan Atalaya y en Los Patios.

Para esto, la organización se camuflaba como vigilantes informales para controlar las extorsiones periódicamente.

El coronel José Luis Palomino López, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, consideró que con la captura de estos hombres se desarticuló la estructura del Clan del Golfo que quedaba en Cúcuta, “sin poder reorganizarse, luego de la confrontación con Los Rastrojos”.

Por ahora, continúan las investigaciones, para contrarrestar el accionar de otro grupo delincuencial venezolano que se hace llamar Tren de Aragua, que estaría delinquiendo en la séptima.

Jhonny García Paredes, Kervi Yohan Rosales Ortega y Tony Jesús Tinoco Rivas.

Dennys Alexander Cortés Prato, Daniel Alexander Olivero Villena y Gregory Alexander Ideoben.

 

Image
La opinión
La Opinión