Golpe a Los Rastrojos, capturado el cabecilla alias 'Brayan'

Viernes, 21 de Agosto de 2020
Los detenidos estarían involucrados en la muerte de seis personas en la vereda Totumito de Tibú y otros crímenes.

La captura en Los Patios de Andrés Felipe Berrio Rúa, Brayan, señalado de ser el tercer cabecilla de Los Rastrojos en Norte de Santander, les confirmó a las autoridades que esta banda criminal se fragmentó por la pérdida de poder en la frontera entre Puerto Santander y Boca de Grita (Venezuela).

Precisamente por eso, los cabecillas de esta organización criminal se han desplegado no solo por Los Patios, sino por otros puntos de Cúcuta y el área metropolitana y zona rural, “pues ellos están tratando de evadir la acción de las autoridades y del Eln. Ya perdieron su gran fortín que era la frontera por Puerto Santander”, señaló una fuente judicial.

Junto con Brayan cayó su hermano, Carlos Olvany Berrio Rúa, alias Piraña, quien sería cabecilla de Los Patios. También aprehendieron tres hombres que son el anillo de seguridad de Berrio Rúa: Jonathan Fierro Vera, Tatuaje; Johandry José Orozco Wilches, y Jonathan Wilches Vera, Curruca.

La detención de estos presuntos criminales se dio ayer, durante un operativo que organizaron fuerzas especiales de la Policía y del Ejército, bajo la supervisión de la Fiscalía 127 Especializada.

“Este es un golpe contundente que le dan a Los Rastrojos, pues perdió a su cabecilla militar y quien sería el encargado de todos los asesinatos en Puerto Santander y el área rural de Cúcuta. Este sujeto es uno de los más peligrosos y tiene un prontuario criminal muy grande”, sostuvo la fuente judicial.

Los capturados tienen órdenes de captura por concierto para delinquir y homicidio (agravados) y porte ilegal de armas, de uso privativo de las Fuerzas Armadas.

En el allanamiento les hallaron dos fusiles, dos proveedores, 50 balas y cuatro celulares.

En Cúcuta denuncian desmembramientos y torturas por parte de grupos ilegales    Becerro y sus hombres hablan de la ‘guerra’ de Los Rastrojos contra el Eln

 

 

Un peligro

De Andrés Berrio Rúa se conoció que fue el encargado de cometer la masacre en la vereda Totumito – Carbonera, zona rural de Tibú que colinda con Cúcuta, ocurrida el pasado 18 de julio, donde seis personas murieron.

Además, a este hombre le imputan otros 5 homicidios cometidos este año.

Habitantes de diferentes puntos de Puerto Santander y zona rural de Cúcuta aseguran que Brayan era quien ordenaba y cometía asesinatos y “lo peor de todo es que disfrutaba haciéndolos. Es una persona sin piedad y no le tenía miedo a nada”, sostuvo una persona que conoció parte del delinquir de este cabecilla.

El fiscal general, Francisco Barbosa Delgado, aseguró que Brayan es el presunto determinador en la masacre de Totumito-Carboneras.

“Andrés Felipe Berrio es uno de los máximos cabecillas de Los Rastrojos. Las investigaciones evidenciaron que completó 12 años en esta banda criminal, teniendo 50 hombres en armas a su cargo y como tercer cabecilla estaría comprometido en varios homicidios y desmembramientos en la frontera”, indicó el alto funcionario de la Fiscalía.

Las autoridades también señalaron que Berrio es desmovilizado de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio y en Los Rastrojos era el encargado de las casas de pique para el desmembramiento de personas sobre la línea fronteriza entre Puerto Santander y Boca de Grita.

“Estos hombres son responsables de sicariatos, secuestros, desapariciones forzadas, reclutamiento de personas, tráfico de estupefacientes, tráfico de hidrocarburos, cobro de extorsiones y controles ilegales en corredores o trochas entre Colombia y Venezuela”, manifestó una fuente judicial.

Se acabó el imperio

La guerra a muerte que el Eln le declaró a Los Rastrojos llevó a que poco a poco se fuera desbaratando el imperio del terror que había implantado esta organización criminal entre Puerto Santander y Boca de Grita (Venezuela).

Todo empezó desde finales de 2019, cuando un comando del Eln arrancó su expansión, registrándose varios enfrentamientos al otro lado de la frontera, los cuales provocaron desplazamientos desde el territorio venezolano hacia Puerto Santander.

Por esta confrontación armada también hubo muchas familias que decidieron dejar abandonado todo, pues los dos grupos armados ilegales comenzaron a lanzar amenazas contra quienes creían que apoyaban a una y otra organización criminal.

Pero, la guerra se agudizó a mediados de febrero, cuando las fuerzas armadas venezolanas llevaron a cabo algunas acciones, sacando de Boca de Grita y sus alrededores a quienes llevaban años dominando esa zona para hacer sus negocios ilícitos de drogas y armas, además de extorsiones y cobros en los pasos fronterizos ilegales.

Luego los enfrentamientos se pasaron hacia la zona rural de Cúcuta y límites con Tibú, pues ahí se encuentran más de 300 hectáreas cultivadas con hoja de coca. “Se llegó al punto de prohibirle a los cocaleros venderle a uno u otro grupo armado. Esta situación también ha provocado más de una veintena de homicidios”.

Hace un mes los organismos de inteligencia comenzaron a escuchar que el Eln empezó a tomar posesión.

“Nos dicen que alguien muy poderoso llegó con armas y dinero a negociar para acabar totalmente con Los Rastrojos y negociar con la guerrilla, pues les interesa más el negocio de la droga. Ante eso, cabecillas como Brayan, Becerro y Camaleón decidieron salirse de allá y se sabe que se están escondiendo en Cúcuta, Los Patios y Villa del Rosario”, contó una fuente de inteligencia.

Añadió: “ahora con este golpe que le dan con la captura de Brayan, ya es muy difícil que se recuperen”.