Escuchar este artículo

Hizo su última acrobacia y fue asesinado a bala

Lunes, 15 de Octubre de 2018
La víctima fue atacada con al menos nueve tiros.

El sonido que emitían las motocicletas de un grupo de jóvenes que practicaba Stunt (acrobacias en motos), en la tarde del domingo, se mezcló con la detonación de unos nueve balazos, que acabaron con la vida de Jerson Díaz Mariño, de 22 años.

Todo ocurrió hacia las 3:20 de la tarde, cuando un pistolero, que se movilizaba en una motocicleta marca Suzuki GN negra, vestido de negro, entró a un complejo deportivo ubicado en el Anillo Vial Oriental, cerca del lugar en que se construye un centro comercial, donde estaban reunidos los aficionados a esta práctica y atacó a Díaz, hasta verlo caer muerto.

“Él (Jerson Díaz) estaba andando en la moto y de repente llegó ese hombre y sin decir nada sacó la pistola y empezó a disparar varias veces. Yo lo único que hice fue correr hacia el monte para esconderme”, dijo uno de los testigos del crimen.

Aunque la víctima trató de acelerar para  escapar del ataque, solo alcanzó a andar unos metros y luego cayó sin vida al pavimento de la cancha de microfútbol.

El cadáver de Díaz quedó tendido sobre su motocicleta venezolana Bera Socialista azul, en la que salió de su casa, a las 3:00 de la tarde.

“Acá siempre nos reunimos a practicar el deporte. Hace algún tiempo también atacaron a bala a un amigo, pero él sí sobrevivió”, recordó uno de los asistentes, alrededor de la escena del crimen.

Aunque uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta activaron un plan candado para tratar de ubicar al responsable del homicidio, el pistolero huyó sin dejar ningún rastro.

A la escena del hecho arribaron algunos familiares y amigos de la víctima, que protagonizaron escenas de dolor al ver el cadáver de su ser querido tendido a un costado de la cancha.

El levantamiento

Miembros de la Brigada Interinstitucional contra Homicidios (Brinho) adelantaron las primeras pesquisas en el escenario mortal, recolectando algunas evidencias para aportarlas a la investigación.

El cadáver de Díaz Mariño fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, a la espera de que sea reclamado por los dolientes. 

Image
La opinión
La Opinión