Escuchar este artículo

Homenaje para los funcionarios judiciales víctimas de la violencia

Sábado, 20 de Noviembre de 2021
Veintiocho víctimas fueron recordadas ayer en el Búnker de la Fiscalía.

Yamil Gene no puede contener las lágrimas que lentamente recorren su rostro, parado frente a la fotografía de su hijo Shakip Gene Beltrán, una de las víctimas del atentado con explosivos y disparos, a una comisión judicial que retornaba al casco urbano de Tibú, el pasado 14 de mayo de 2019, luego de hacer una diligencia de restitución de tierras en la vía que conduce a La Gabarra.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


El dolor y la desesperación que quedaron en su familia, no saldrán pronto de su mente y corazón. A pesar de que tiene que resignarse a vivir con la pérdida del segundo de sus tres hijos, aún mantiene intacta la tristeza, al ver cómo se acabaron las ilusiones que tenía su hijo, de 35 años, que soñaba con ser juez de la República.

víctimas

Ayer, en medio del homenaje que organizó el Fondo de Solidaridad con los jueces colombianos (Fasol), para recordar a los 28 funcionarios de la Rama Judicial y de la Fiscalía, víctimas de la violencia en Norte de Santander, Gene encendió una vela como símbolo de luz para su hijo.

“El dolor que siento desde que me quitaron a mi hijo es el mismo que sentiré toda la vida. No va a cambiar, esto es de todos los días. Destrozaron a la familia”, aseguró el papá.


Lea aquíNorte de Santander vive una barbarie: Asonal sobre ataque en Tibú


Los familiares y compañeros de trabajo de las víctimas admiraron la labor de cada una y recordaron a sus seres queridos en medio de una misa y de actividades simbólicas, con las que Fasol mantiene un constante acompañamiento, en el marco de la celebración de los 30 años de creación de esta fundación.

 

El lazo que los separó

Yamil Gene es arquitecto y en el momento en que su hijo asumió el cargo como secretario del Juzgado de Tibú, lo hizo por estar cerca de él, mientras construía el hospital de este municipio.

“Salieron las dos vacantes, una en Tibú y la otra en Arauca, le dije que las dos eran peligrosas, pero como yo estaba construyendo el hospital allá, él prefirió irse para Tibú, para estar conmigo”, recordó el adolorido papá.

víctimas

La trágica noticia del atentado del que su hijo no pudo salir con vida, lo atormenta cada día y más ahora, que está convencido de que este hecho quedará impune.

“Todo sigue en la impunidad, parece que archivaron el caso, al país parece que no le interesaría ir al fondo de lo que pasó”, dijo.

Shakip Gene dejó una hija. Estaba esperando el nombramiento como juez de la República, luego de pasar el concurso en la Rama Judicial. Trabajó dos años en Tibú, hasta que encontró la muerte, precisamente, cuando retornaba de una inspección judicial en la vereda Socuavó.

 

El testimonio de vida

El juez de Tibú, en el momento del atentado, que sobrevivió al hecho, aseguró ayer, que a pesar de que han pasado más de dos años, todavía no supera la frustración de haber perdido a dos colaboradores en ese ataque.

Describió a Shakip como un excelente profesional, dedicado a su labor y aún le eriza la piel recordar esos trágicos momentos, cuando en un abrir y cerrar de ojos, una explosión acabó con la vida de su asistente.

víctimas

“Veníamos hablando y recochando, le dije que cuando llegáramos a Tibú nos íbamos a comer pollo y me hizo el saludo de bien con la mano. Me parece verlo. Luego, oí la explosión y después cuando desperté, lo vi ahí tirado, frente a mí y no pude hacer nada por salvarlo, porque había una ráfaga de balas”, recordó el juez.

Aseguró que trabajó durante 12 años en Tibú y que, a pesar de que siempre tenía miedo, cuando cumplía las audiencias de capturados, nunca recibió ninguna amenaza, por lo que no entiende qué pudo ocasionar el atentado.

El togado no retornó a Tibú desde que logró sobrevivir al ataque y ahora solo lamenta la situación de orden público en la que está envuelta el municipio.

Siente todavía la tristeza por el asesinado de la fiscal Esperanza Navas, quien también fue su amiga y compañera de labores en el corazón del Catatumbo.

Entre los homenajeados ayer, en el Búnker de la Fiscalía, están Perla Betty Vélez de Prada, Víctor Bohórquez Aparicio, William Duarte Cristancho, Wilson Iván Rodríguez Urrego, Quintín Díaz Rondón, Javier Alfonso Martínez Vila, Gustavo Rico Muñoz, Herney Amezquita Vargas, Luis Francisco González Castellanos, Pedro Nelson Ariza Acevedo, Luis Arturo Gómez.

También fueron recordados Martín Alirio Fuentes Pinto, María del Rosario Silva, Jesús David Corzo Mendoza, Carlos Arturo Pinto, Carlos Alberto Pinzón Gil, Salomón Freite Muñoz, Luis Gustavo Moreno Peñaloza, Alberto Arroyo Álvarez, Mario Alfonso Mantilla, Jaime Omar Colobón, Álex Fabián Espinoza Carvajalino, Fabio Lozano Carrillo, Pedro Ballesteros, Juan Pablo Bonilla, Shakip Gene Beltrán, Esperanza Navas y Jaime Prieto.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas