Escuchar este artículo

Homicidios aumentaron 47% en seis meses en Norte de Santander

Domingo, 11 de Septiembre de 2016
El mayor número de casos está en el área metropolitana de Cúcuta, con 131 fallecidos.

Entre enero y junio de este año, los casos de homicidio se incrementaron en 47 por ciento, según reveló un boletín estadístico de homicidios derivado de un trabajo interinstitucional entre universidades de la región, gobierno y autoridades de policía.

De acuerdo con el documento, la herramienta de muerte más utilizada ha sido el arma de fuego, con 90,48 por ciento de uso, seguido por cuchillos y machetes, con 6,9 por ciento.

Las ondas explosivas tienen el 1,3 por ciento de incidencia en las muertes y, finalmente, los objetos contundentes, con 0,87 por ciento.

El mayor número de casos está en el área metropolitana de Cúcuta, con 131 fallecidos, en 2015 y 2016.

En la provincia de Ocaña van 50 muertos, mientras que en El Tarra, Sardinata, Tibú y Bucarasica, durante ambos periodos, se suman 46 decesos.

Karen Leal, vocera de la Red por la vida, que lideró el proceso de recopilación de datos, aseveró que con las cifras se pretende establecer algunas estrategias para reducir los graves indicadores.

Aunque los datos son preocupantes para los integrantes de la red y las autoridades, también se destacó el hecho de que en 17 municipios no hubo hechos violentos.

El boletín señala que Cáchira, La Esperanza, Mutiscua, Pamplona, Pamplonita, Silos, Bochalema, Chinácota, Durania, Herrán, Labateca, Ragonvalia, Toledo, Cucutilla, Gramalote, y Lourdes han sido territorios pacíficos.

La investigadora resaltó además que “uno de los logros fue establecer una mesa técnica entre la Policía y la Fiscalía, con la que logramos unificar las estadísticas”, comentó. “Aún nos queda faltando la integración con Medicina Legal”.

Mitigar la violencia

Según Leal, es fundamental que en Norte de Santander se realice un amplio y constante trabajo, para que se promueva el respeto a la vida, más allá de las campañas.

Sin embargo, no se pierden de vista las estrategias entre las cuales están el boletín con los datos, y un informe anual sobre el comportamiento de los delitos.

Otra propuesta es el desarrollo de un trabajo de investigación para hallar las causas de la violencia.

“En este proceso estarán las universidades, descifrando las causas de la violencia, particularmente en Catatumbo”, dijo. “Luego, se hará un análisis conjunto para tomar decisiones políticas y socioeconómicas”.

Así mismo se prevé fortalecer las capacidades de los funcionarios públicos en la prevención de la violencia, mediante un diplomado.

La cultura también será parte de la estrategia de comunicación y movilización para la vida, con la campaña Mi profesión es cuidar la vida.

Esta idea se desarrolla en las universidades, y consiste en el análisis en las aulas de la relación entre las actividades profesionales y el cuidado de la vida.

También está en marcha el proyecto Nuestro norte es proteger la vida, con el que se hara un tema musical y un concierto con artistas de la región.

La Opinión