Escuchar este artículo

Identifican al otro joven venezolano asesinado en Tibú

Miércoles, 13 de Octubre de 2021
Autoridades están a la espera del arribo de la familia a Cúcuta.

Jackson Enrique Arriaga Parra sería la otra persona que presuntos miembros de la disidencia del frente 33 de las Farc asesinaron en Tibú, en medio del atroz hecho que se dio la mañana del viernes y que ha causado conmoción y rechazo.

Este hombre, de 23 años, y un niño de 15, fueron detenidos por algunos habitantes, comerciantes y mototaxistas de esa población del Catatumbo, luego de que supuestamente trataran de robarse unas prendas de vestir de un local.

Lea también: La dramática historia del niño que fue asesinado en Tibú

Pero cuando las personas los alistaban para pasearlos por la zona céntrica de Tibú, con las manos amarradas y con carteles que decían "ladrones", antes de entregarlos a las autoridades, sin importar que les estaban violando sus derechos, llegaron dos hombres, al parecer, integrantes de la disidencia, se los llevaron a la fuerza y minutos más tarde los mataron en el sector Barrio Largo, a la salida de ese municipio que está a menos de tres horas de Cúcuta, en la vía a El Tarra.

Según medios venezolanos, la familia de Jackson Enrique vive en el sector Las Virtudes del municipio Tulio Febres Cordero, del estado Mérida, en Venezuela, pero no contaría con dinero para trasladarse a Cúcuta a identificarlo plenamente y solicitar la entrega del cuerpo para llevarlo y sepultarlo al otro lado de la frontera.

Al parecer, Arriaga Parra sería padre de una niña. Por eso, los familiares se encuentran buscando la forma de poder venir a la capital de Norte de Santander.

Le puede interesar: Uno de los jóvenes asesinados en Tibú tenía 15 años

Algunas organizaciones defensoras de derechos humanos y la Defensoría del Pueblo están pendientes de la llegada de la familia del hombre a Cúcuta, para ayudarlos en lo que necesiten.

El cadáver del menor de edad ya fue entregado a su tía y el hermano que llegaron a la capital nortesantandereana la mañana del martes. A esta hora estaría siendo trasladado a Tibú para luego pasar la frontera y así llevarlos a Maracaibo, donde será sepultado.

El niño es de la etnia wayúu y habría llegado a Tibú hacía casi dos años, en busca de trabajo para ayudar a su mamá, quien padece una enfermedad.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas