Escuchar este artículo

Impartiendo justicia desde casa en Cúcuta

Martes, 28 de Abril de 2020
Transcurridos los presentes días de aislamiento preventivo obligatorio han adelantado audiencias preparatorias a juicios, acusaciones, escucha de testigos, entre otros.

Haciendo un trabajo a conciencia y a medida que se dan las audiencias, con la presencia virtual de todas las partes, varios de los jueces penales y fiscales avanzan con el cumplimiento de la carga laboral desde sus casas, en razón a la pandemia del coronavirus que mantiene cerradas las puertas del Palacio de Justicia de Cúcuta.

Algunos de ellos, consultados por La Opinión, dijeron que transcurridos los presentes días de aislamiento preventivo obligatorio han adelantado audiencias preparatorias a juicios, acusaciones, escucha de testigos y condenado a personas por preacuerdos, la mayor parte que ya estaban aprobados y restaba la lectura de los mismos.

El pasado 25 de abril, el Consejo Superior de la Judicatura recordó que desde el 16 de marzo estaban suspendidos los términos judiciales, hasta el día que se dispusiera su reanudación, por lo pronto hasta el 11 de mayo, sin embargo motivó a avanzar en las diligencias siempre y cuando se pudieran realizar virtualmente.

De la suspensión de términos, en materia penal, permanecen exentos los juzgados con función de control de garantías, en las diligencias que involucran a personas recién capturas, que requieren les sea definida su situación en cuanto a la legalidad de la captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento (llamadas audiencias concentradas). Además de acciones de tutela o habeas corpus, que buscan evitar los arrestos arbitrarios y garantiza la libertad personal del individuo.

“La recepción de tutelas y habeas corpus se hará mediante correo electrónico dispuesto para el efecto, y para su trámite y comunicaciones se hará uso de las cuentas de correo electrónico y herramientas tecnológicas de apoyo”, señala el Consejo. 

José María Gamboa Tobón, presidente de la Asociación Nacional de Funcionarios y Empleados de la Rama Judicial (Asonal), señaló que los primeros días de la pandemia fueron “traumáticos” para los funcionarios judiciales, porque no se esperaba que esto pasara.

“Hemos logrado hacer un trabajo en casa con todos los empleados. Más o menos el 80 por ciento hoy está haciendo trabajo en casa a través de videoconferencias. Se trata de hacer la mayor parte de audiencias, con prioridad en la salud. URI de la Fiscalía y Policía judicial están trabajando en turnos y tenemos que darle paso ahora al proceso investigativo de entrevistas, pero vamos avanzando”, indicó.

Para el cumplimiento de las diligencias, a través del centro de servicios, los jueces ordenan la recolección o envió de los procesos digitales para su lectura y se conectan desde sus hogares. El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) debe garantizar la conexión desde el penal.

La defensa

De igual manera, los abogados penalistas, delegados de la Procuraduría y de la Defensoría del Pueblo asumieron este reto y adaptaron una habitación de su casa en oficina, desde donde despachan y asisten a las audiencias virtuales, tras actualizar todos sus correos y contactos ante la rama judicial.

“Solo salgo, con todas las medidas de prevención a las audiencias concentradas, que me requieren0 entrevistarme con el detenido. El resto lo hago desde mi casa”, señaló Orlando Ruiz, abogado penalista. 

Para estimular el trabajo virtual, el Consejo Superior de la Judicatura otorgará dos puntos adicionales en la consolidación de la calificación del periodo 2020 para los funcionarios y empleados jurisdiccionales vinculados en propiedad por el sistema de carrera judicial, que aumenten su rendimiento respecto de la evaluación del periodo inmediatamente anterior.

Las medidas judiciales

Con relación a la función de control de garantías los juzgados atenderán prórroga, sustitución y revocatoria de medida de aseguramiento cuya solicitud sea con persona privada de la libertad, las cuales se adelantarán de manera virtual.

Así mismo peticiones virtuales de libertad y las solicitudes de órdenes de captura.

“Los procesos de Ley 906 de 2004 que se encuentren para proferir sentencia o en los que ya se dictó el fallo. Los procesos de Ley 600 de 2000 en que haya finalizado el periodo probatorio del juicio y los procesos en los que esté próxima a prescribir la acción penal”, señala el Consejo.

La Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia además continuará atendiendo los trámites que impliquen la libertad inmediata de los procesados en asuntos de casación, extradición, impugnación especial, revisión, definición de competencia, segunda instancia y casos próximos a prescribir, privilegiando el uso de medios electrónicos.

La Sala Especial de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia continuará atendiendo las actuaciones, diligencias y sesiones en las investigaciones en curso, privilegiando el uso de los medios electrónicos.

Los jueces de ejecución de penas y medidas de seguridad atenderán las libertades por pena cumplida, con o sin redención de pena, libertad condicional, prisión domiciliaria y formalización de la reclusión, mediante trabajo en casa de manera virtual.

Image
La opinión
La Opinión