Escuchar este artículo

Incautada carne de bovino y queso de contrabando en Cúcuta

Miércoles, 16 de Mayo de 2018
Tras operativos en los barrios San Gerardo, Metrópolis y en la vía de Las Américas

La Policía Fiscal y Aduanera junto a la Dirección Seccional de Aduanas de Cúcuta incautaron carne y queso de contrabando en tres procedimientos aislados.

El primero  se dio en medio de un patrullaje de control, en la vía que de Cúcuta conduce al corregimiento de San Faustino, sector de San Gerardo, donde fue interceptado un automóvil de placas colombianas, que transportaba 370 kilogramos de carne de bovino y sus vísceras, avaluadas en cerca de $ 5 millones de pesos. 

El vehículo de matrículas colombianas fue dejado a disposición de la URI de la Fiscalía por el delito de violación a medidas sanitarias Art. 368 del Código Penal Colombiano.

La segunda acción policial se llevó a cabo en el barrio Metrópolis, donde se logró el decomiso de 790 kilogramos de carne de bovino en canal y sus vísceras, que era transportada en un vehículo de placas venezolanas y estaba avaluada en casi 10 millones de pesos.

Por último, en la vía principal de Las Américas se logra interceptar un automotor de placas venezolanas, en el cual eran transportados 560 kilogramos de queso tipo industrial, de procedencia extranjera. El cargamento estaba avaluado en 3 millones de pesos y no contaba con los documentos o soportes que acreditaran su legal ingreso al territorio aduanero nacional.

Cabe resaltar que, en los tres procedimientos los perecederos eran transportados violando los protocolos o requisitos exigidos por las autoridades sanitarias para el transporte de estos alimentos, manipulación inadecuada, sin cadena de frío o un sistema de refrigeración necesaria para una mayor conservación.

Como resultado de las tres acciones anticontrabando, en total se incautaron de 1.160 kilogramos de carne en canal de bovino y sus vísceras, 560 kilos de queso industrial y dos automóviles donde transportaban parte del perecedero, avaluados en cerca de $20 millones de pesos.

Se presume que pretendían comercializar estos productos en los mercados locales y expendios de la ciudad, convirtiéndolos en productos alimenticios de alta peligrosidad para la salud de los consumidores.

Image
La opinión
La Opinión