Escuchar este artículo

Incertidumbre por la retención de 180 soldados en Tibú

Jueves, 28 de Octubre de 2021
Comisión de la Defensoría del Pueblo, Personería y Ascamcat llegaron a la zona donde se presenta el hecho.

A esta hora, en el sector Orú 7, de la vereda Chiquinquirá, zona rural de Tibú, hay un ambiente tenso entre campesinos y tropas del Ejército, todo por cuenta del plan de erradicación manual de cultivos de uso ilícito que adelanta un grupo de militares.

Desde la tarde del martes, alrededor de 180 soldados están retenidos por un grupo de campesinos cocaleros de ese sector, que protesta por las acciones militares que se vienen adelantando ahí y en diferentes puntos de Norte de Santander.

Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: https://bit.ly/3ljBtXC

El general Omar Sepúlveda, comandante de la segunda división del Ejército, señaló que, “seis pelotones, que estaban cumpliendo tareas de lucha contra toda la cadena del narcotráfico y el control de área, fueron secuestrados por más de 600 campesinos, que están amparados por la asociación Ascamcat y Coccam, que a pesar de ser asociaciones de campesino, se dedican al negocio ilícito del narcotráfico”.

Añadió: “en estos momentos se han adelantado un consejo de seguridad y conversaciones del orden nacional, regional y local, con el propósito de informar la situación y se denunció ante la Fiscalía General de la Nación de lo que sucede. Nosotros rechazamos todas las acciones que violan los derechos humanos y más con esos hombres que cumplen con un ordenamiento constitucional”.

Supuestamente, los campesinos lo primero que hicieron fue una asonada a los uniformados que se encontraban en esa zona rural, “los intentaron golpear, desarmar y hasta los insultaron, pero los soldados no han hecho uso de la fuerza, respetando los derechos de estas personas, pues ya les dimos las órdenes que no podían entrar en una confrontación con los campesinos”, indicó el alto mando militar.

Mientras están reunidos los campesinos con la comisión, un helicóptero sobrevuela la zona.

Para buscar un acuerdo y evitar que la situación pase a mayores, una comisión de la Defensoría del Pueblo, Personería de Tibú e integrantes de la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat), ya está en la zona.

El Ejército ya anunció que si no sueltan rápidamente a los uniformados, trasladarían al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) a la zona para adelantar algunas acciones y salvaguardar la vida de sus hombres, “nuestros soldados están en la cancha de la vereda Chiquinquirá, pero ya tenemos algunas acciones militares en proceso con la Policía y si es el caso, entramos, ese hecho debe parar hoy”, explicó el comandante de la segunda división del Ejército.

Precisamente, a esta hora, un helicóptero sobrevuela la zona y eso ha aumentado la tensión entre las personas que se encuentran en ese lugar.

El defensor del Pueblo, Jaime Marthey, señaló que ya una comisión de su despacho, que madrugó hoy, está en el sitio, acompañada de otras autoridades y de asociaciones campesinas, tratando de entablar un diálogo para llegar a un acuerdo y que los soldados sean liberados.

Las autoridades creen que la disidencia del frente 33 de las Farc y el Eln estarían detrás de esas acciones que llevan a cabo los campesinos de esa parte de Tibú.

Este municipio que hace parte de la región del Catatumbo es el segundo con más cultivos de uso ilícito (más de 40 mil hectáreas sembradas) y el primero en producción de cocaína (más de 300 toneladas al año), de toca Colombia.

Ante eso, el Ejército aseguró que por eso están atacando el primer eslabón del narcotráfico que son los cultivos, “pero también los laboratorios de cocaína y base de coca”, que ya van 510 de estos cristalizaderos destruidos, en lo corrido del año.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Sigue Leyendo

Patrocinado por La OpiTienda