Escuchar este artículo

A la cárcel de Pamplona, cinco policías y siete civiles por contrabando

Martes, 10 de Octubre de 2017
Los acusados cayeron en un operativo en Chinácota. Entre los detenidos hay dos hijos de la alcaldesa de ese municipio.

Las pruebas que recopilaron los investigadores de la Policía de Norte de Santander en contra de cinco uniformados y otras siete personas, señaladas de integrar una poderosa red de contrabando, fueron suficientes para que un juez los enviara a la cárcel.

Una semana después del operativo, culminaron las audiencias de legalización de las capturas, imputación de cargos (concierto para delinquir y cohecho por dar u ofrecer) y medida de aseguramiento (intramural).

Lea además Hijos de alcaldesa y policías señalados de contrabandistas

Ante el estrado, la Fiscalía anunció que entre algunas de las pruebas que hará valer en el juicio existen audios y videos logrados durante la investigación, con personal infiltrado en dicha organización delincuencial, durante seis meses.

Solo Alba García Fonseca fue cobijada con el beneficio de casa por cárcel, mientras avanza el juicio en su contra.

(Leonard Andrés y Alberto José Caballero Romero)

A la cárcel

Los hermanos Leonard Andrés y Alberto José Caballero Romero, hijos de la alcaldesa de Chinácota Nubia Rosa Romero, señalados de ser los presuntos líderes de esta organización dedicada al contrabando de gasolina, cobre y chatarra, deberán permanecer en la cárcel de Pamplona.

Asimismo, los policías Milton Ferney Narváez Rojas, Jhony Albeiro Hernández Moncada, Carlos Geovanny Carrillo Gutiérrez, Luis Alfonso Villamizar Sepúlveda y Ronald Yair Gómez Alban. Según se conoció, al parecer, los uniformados recibían al menos 50.000 pesos cada vez que dejaban pasar los camiones cargados de contrabando por Chinácota con rumbo a Cúcuta, Pamplona, Toledo y Boyacá.

Las otras cuatro personas enviadas a prisión son Carmen Marina Cárdenas Hernández, ‘La Mona’; Óscar Antonio Gamboa Fuentes, ‘Pollo Azul’; Diego Fernando Núñez Mendivielso y Luis Alberto Gutiérrez Jaimes.

En la madrugada del pasado 4 de octubre, en medio de los allanamientos que adelantó la Policía en Chinácota, le incautaron a esta presunta red de contrabandistas, gasolina proveniente de Venezuela, que ingresaba a este municipio a través de Herrán y Ragonvalia.

Presuntamente, los contrabandistas pagaban 1.000 pesos por cada pimpina de gasolina que lograran pasar sin ningún control de las autoridades.  

Sin contar las ganancias que podría dejar una sola carga de cobre y chatarra, valorada en más de 260 millones de pesos.

Más capturas

Una fuente judicial, cercana al caso, aseguró que continúan con las investigaciones y probablemente se registren más capturas de personas que estarían involucradas con esta organización en otros municipios y entidades. 

Image
La opinión
La Opinión