Escuchar este artículo

A la cárcel, dos hombres por extorsión y otro por hurto

Jueves, 25 de Abril de 2019
Amenazaban a la víctima, a través de llamadas telefónicas, exigiendo el dinero a cambio de dejarlo trabajar en el centro.

La valentía con que el antioqueño Eduardo Castillo Hernández y el venezolano Gregory Alexander Idoben intimidaban a sus víctimas de extorsión no les funcionó para evitar que los capturaran.

Minutos después de que un comerciante del barrio Latino les entregara $280.000, producto de una extorsión,  uniformados  de la Policía Metropolitana de Cúcuta los capturaron para que respondan ante la justicia por este delito, que azota a algunos pequeños y grandes comerciantes del área metropolitana.

Según la Policía, los detenidos amenazaban a la víctima, a través de llamadas telefónicas, exigiendo el dinero a cambio de dejarlo trabajar en el centro.

Le puede interesar Condenan a dos hombres por tentativas de extorsión y hurto

Una vez la Policía fue alertada del hecho, se planeó una entrega controlada para capturarlos. 

“Los uniformados detuvieron a los dos hombres y recuperaron el dinero, producto de la extorsión. Asimismo, quedaron a disposición de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía. Posteriormente, un juez, de control de garantías, los envió a la cárcel tras ser escuchados en audiencia de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento”, señala el boletín policial.

No pudieron escapar 

En medio de un plan ‘candado’, la Policía frustró un atraco y dos hombres fueron capturados por hurto.

El procedimiento se produjo a las 8:45 de la noche del pasado martes, cuando los detenidos le robaron dos celulares a una mujer en la calle 10 con avenida 3 del barrio Motilones, en la ciudadela Juan Atalaya.

Cuando los policías fueron alertados del atraco, se percataron que los delincuentes huían en un carro Mazda 323 colombiano, vino tinto, e iniciaron una persecución que permitió la captura de los ocupantes en la calle 25 con avenida 6.

Los uniformados hallaron un celular Motorola y debajo de la silla un IPhone 6, valorados en 2 millones de pesos.

Además, escondían debajo de la silla del conductor un revólver calibre 38 milímetros, con seis cartuchos, sin permiso para porte o tenencia.

En las audiencias judiciales, un juez le dictó medida de aseguramiento a Jefferson Alberto Barajas, de 24 años. El otro quedó en libertad.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas