Escuchar este artículo

‘La Chueca Leo’ condenada a seis años de cárcel

Sábado, 17 de Febrero de 2018
La mujer llegó a un preacuerdo con la Fiscalía que consistió en aceptar su responsabilidad para descontar el 50 por ciento de la pena.

‘La Chueca Leo’ fue detenida en marzo de 2017, señalada por las autoridades como la jefa de finanzas y de control de contrabando y drogas  al servicio del Clan del Golfo. Once meses después, la mujer aceptó los cargos y fue condenada a 6 años de prisión.

Se trata de Leonor Rangel Castro, de 42 años, quien cayó entre un grupo de trece personas y seis más que fueron notificadas en la cárcel, señalados de pertenecer a una estructura de esta organización criminal que delinquía en Villa del Rosario y la capital de Norte de Santander.

La investigación contó con policías de civil, interceptaciones telefónicas y con la colaboración de la comunidad que acercó a los investigadores hasta el paradero de los implicados, guiados por un informante. 

Para entonces, el comandante encargado de la Policía Metropolitana,  coronel Javier Barrera, aseguró que estas personas estarían involucradas en al menos diez homicidios, un secuestro y en el cobro de extorsiones en Villa del Rosario.

Para la Operación Valquiria, como se le denominó a esta redada contra el Clan del Golfo, realizaron quince allanamientos por los delitos de secuestro, desaparición forzada, homicidios, porte ilegal de armas de fuego, tráfico, fabricación de estupefacientes en menores cantidades y concierto para delinquir con fines extorsivos.

Entre los capturados estaba Sergio Andrés Gómez, de 34 años, el Amigo, quien era el cabecilla principal y estaba requerido por el Juzgado 15 Penal Municipal de garantías de Bucaramanga.

Según se conoció, Leonor es hermana de Eusebio y Marleny Rangel Castro, detenidos en diciembre de 2017 en una redada contra la banda delincuencial La Frontera que también concentraba su prontuario delictivo en La Parada y Villa del Rosario.

Preacuerdo

Tras su detención, ‘La Chueca Leo’ fue presentada ante el Juzgado Segundo Penal Municipal, con función de control de garantías, que legalizó su captura y le impuso medida de aseguramiento en prisión por el delito de concierto para delinquir agravado, sin que se allanara a los cargos.

Sin embargo, la mujer llegó a un preacuerdo con la Fiscalía que consistió en aceptar su responsabilidad a cambio de un descuento del 50 por ciento en la pena.

Dicho preacuerdo fue aprobado por un Juzgado Especializado de Cúcuta que la sentenció a purgar la pena en prisión, además de pagar una multa de 1.350 salarios mínimos legales mensuales vigentes a favor el Estado.

En el Palacio de Justicia de Cúcuta se llevó a cabo la audiencia y al término de la misma la mujer quedó a disposición del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec).  

Image
La opinión
La Opinión